Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Otras localidades

TRANSHUMANISMO

El transhumanismo, la corriente científica que plantea la integración del ser humano y la tecnología

El gerontólogo británico Aubrey de Grey sostiene que la primera persona en lograr vivir mil años ya nació y tiene alrededor de 45 años pero, ¿realmente esto es posible?

La tecnología avanza tan rápido y nos ha cambiado la vida en tan poco tiempo que es inevitable preguntarse cuál es el siguiente paso. Y hay una corriente científica que parece tenerlo claro: lo próximo es la muerte de nuestra especie tal y como la conocemos, lo que se conoce como transhumanismo. Parte de la idea de que el cuerpo humano es una fuente de sufrimiento y, para mejorar como especie, no nos queda otra salida que integrarnos en la tecnología, ser una especie de ciborgs.

“El transhumanismo es la convicción de que el ser humano está en el soporte inadecuado”, sostiene Antonio Diéguez, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Málaga. Dentro de esta corriente científica hay dos ramas: una de ellas propone la unión del hombre con la máquina mediante la creación del ciborg: desde la implantación de chips bajo la piel a volcar el cerebro humano en un dispositivo electrónico. La otra, utilizar la ingeniería genética para superar nuestra especie creando una más inteligente, fuerte y longeva: la especie posthumana.

En su libro, “Transhumanismo: la búsqueda tecnológica del mejoramiento humano”, Diéguez intenta clarificar en qué punto de la evolución nos encontramos teniendo en cuenta que el objetivo último del transhumanismo es la inmortalidad, un deseo que acompaña desde siempre al ser humano. El gerontólogo británico Aubrey de Grey sostiene que la primera persona en lograr vivir mil años ya nació y tiene alrededor de 45 años. “Esto es una afirmación excesiva y poco científica” sentencia Diéguez.

Portada de 'Transhumanismo: la búsqueda tecnológica del mejoramiento humano" / Cadena SER

“El principal problema para la investigación en este campo de alargamiento de la vida es que el envejecimiento no se considera una enfermedad y, por lo tanto, es muy difícil obtener permisos para hacer ensayos clínicos con seres humanos”.

La idea del volcado de la mente en una máquina, por ejemplo, aunque tiene mucho impacto popular, está plagada de problemas. No solo científico sino filosóficos: “Es entender la mente como una especie de software que puede ser movido de hardware en hardware manteniendo su identidad. Sin embargo, yo no soy solamente mi mente sino también mi cuerpo y la relación entre ambos”, opina Diéguez.

Si hoy ya estamos en manos de gigantes como Google o Facebook, ¿qué nos espera en el futuro si el ser humano queda reducido a datos?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?