Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 01 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Sigue en directo la rueda de prensa de los ministros Illa (Sanidad) y Garzón (Consumo)

¿Qué haces cuando te cruzas con una persona que vive en la calle?

Vivir en la calle no es fruto de una 'mala racha', es el resultado de la ausencia de políticas públicas para atender a las personas sin hogar

¿Qué debemos hacer cuando nos cruzamos con alguien que vive en la calle? Hay quien ayuda o quien esquiva la mirada. En España, se estima que entre 30 mil y 40 mil personas viven en la calle, una cifra relativamente baja que demuestra que es un problema abarcable si se ponen en marcha los recursos necesarios.

Maribel Ramos Vergeles es psicóloga y subdirectora de 'Hogar, sí', una entidad que defiende los derechos de las personas que viven en la calle y que trabaja en once comunidades autónomas. El estallido de la crisis tuvo una consecuencia inmediata,  subió el número de personas que vive en la calle en toda Europa: en Francia el incremento fue del 50% y en Suecia de casi un 30%. En España, ese incremento fue menor. Al igual que en otros países mediterráneos, las redes sociales y familiares funcionan como un colchón.

Una atención poco profesionalizada

Mientras otros colectivos sí reciben una atención por parte de profesionales, más del 60% de las personas que prestan sus servicios en el sistema de atención son voluntarias, religiosas o estudiantes en prácticas. Pedro Casanova tiene 22 años y desde hace tres forma parte de Bokatas, un proyecto que funciona en Madrid, Zaragoza y Valencia. Es estudiante de marketing y lleva bocadillos a personas sin hogar, pero la comida es la excusa para mantener una conversación, hacerles compañía. Desde 'Hogar, sí' subrayan el esfuerzo de colectivos de este tipo, pero recuerdan que las personas con exclusión social pueden tener otros problemas añadidos: discapacidad o trastorno mental.

Giovanni Canazza vive en Mérida. Llegó en los noventa a Extremadura. Hoy tiene 62 años y vive en la calle unos meses: "Cuando vi que las cosas iban por mal camino, busqué ayuda y la encontré". Ahora es cocinero y tiene una casa: "No es lo mismo tener un techo, que un hogar. Cuando tienes un lugar en el que vivir, puedes colgar una foto de tus amigos, de tus hijos. Son muchas cosas", explica Canazza.

Un problema complejo

Uno de los principales errores es pensar que quien vive en la calle está ahí porque ha pasado por una mala racha. La realidad es más compleja porque entran en juego el fallo de múltiples políticas públicas, las que podrían garantizar el acceso a la vivienda o al empleo. Además, quien vive en la calle no tiene asegurado el derecho a la salud. María Ángeles Rodríguez es investigadora de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto Carlos III de Madrid y ha estudiado los efectos del sinhogarismo en la salud: "Vivir en la calle acorta la esperanza de vida. Se trata de un auténtico desastre de salud pública, porque los hombres mueren a los 47 años y las mujeres a los 43." 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?