Lunes, 13 de Julio de 2020

Otras localidades

¿Una Justicia lenta es justa?

La historia de Marisol, una afectada por las clausulas suelo, sugiere una de las asignaturas pendientes que tiene nuestro país: acelerar los tiempos de nuestra justicia

Marisol compró en 2006 una casa. Catorce años después, sigue esperando a que la justicia le dé la razón, porque es una de las afectadas por las clausulas suelo. Ella sostiene que, en su momento, no sabía lo que estaba firmando y está a la espera de que el Supremo resuelva un recurso de casación que presentó la banca a la primera macrodemanda de afectados. Ella se sumó a la segunda.  

¿Por qué siguen sin respuesta los afectados por las clausulas suelo?

La jurisdicción civil es una de las más atascadas de la justicia española. Hace dos años y medio se puso en marcha un plan de urgencia sólo para especializar juzgados y que atendieran exclusivamente asuntos de cláusulas suelo. En España, cada juez de lo civil se hace cargo anualmente de más de ochocientos asuntos y dicta unas doscientas sentencias por año. En el caso del Supremo, la Sala de lo Civil es la que más tarda. De media, casi 19 meses.

¿Por qué la Justicia española va a otro ritmo? 

Una de las causas de la congestión de la justicia es la falta de medios. Fernando Gomá Lanzón, notario y Patrono de la Fundación Hay Derecho, sostiene que cuando España estrenó la democracia del '78 todas las administraciones del Estado estaban en el mismo punto de partida. Sin embargo, hoy  la Justicia sigue en el furgón de cola. "Hacienda ya tenía un superordenador en 1986. No solamente Hacienda, también la Guardia Civil, la Policía Nacional, Interior, hasta la Agencia de Meteorología tienen ordenadores extraordinariamente potentes. En el caso de la administración de justicia, tienen diez programas informáticos de gestión procesal, pero son diez repartidos entre las diferentes comunidades autónomas y son incompatibles entre sí", señala Gomá Lanzón. Irónicamente, argumenta que "el único aparato que no se puede estropear en un juzgado es una fotocopiadora". 

A la falta de medios, Gomá Lanzón añade que la Justicia no da votos. Recuerda cómo algún político reconoció que un hospital o una carretera dan votos, porque el ciudadano va poco a los tribunales. La segunda razón es que la Justicia es un poder del Estado al que la política y todos los poderes de la administración temen.

¿Una justicia lenta afecta a la economía? 

Marta Martínez Matute es Profesora de Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Madrid y coautora, junto a Juan Mora Sanguinetti, de una investigación que ha estudiado precisamente cómo afecta el funcionamiento de la justicia a la economía. Recuerda que una de las líneas de investigación más clásicas de la economía sostiene que un sistema judicial ágil es un incentivo para la inversión de las empresas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?