Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Otras localidades

La Guerra Climática

¿Cómo amenaza el cambio climático a la paz y la seguridad internacional? El cambio climático genera más vulnerabilidad, lo que en muchos casos lleva a un aumento de la criminalidad. Ante la amenaza para la seguridad que supone el cambio climático, hay defensores de que la lucha contra el cambio climático esté en manos del Ejército

El cambio climático es un multiplicador de amenazas. Cada vez hay más estudios que vinculan el cambio climático con la inestabilidad global y la inseguridad mundial. Uno de ellos es el informe “Clima y seguridad en América Latina y el Caribe”, del que es coautora Alice Amorim, coordinadora de Política y Compromiso del Instituto Clima e Sociedade.

Uno de los ejemplos del efecto del cambio climático en la seguridad se ve en cómo los Estados se están preparando y adaptando sus políticas a los efectos del cambio climático y como eso impacta en la seguridad. “Si una ciudad tiene mucha lluvia, eso tiene un efecto sistémico en todas las actividades, incluso en cómo la Policía se va a planear y en cómo va a acontecer la criminalidad”, explica Amorim.

Si bien reconoce que es difícil hacer una relación de causalidad directa entre el cambio climático y el aumento de la criminalidad, la coordinadora ha observado que cuestiones como la inseguridad alimentaria son “un factor de extrema expulsión de personas del campo que se van muchas veces a las ciudades para buscar otras oportunidades, y cuando eso no es planeado, cuando en un país no tiene condiciones de absorber a estas personas, esto acaba llevando a más criminalidad y otras situaciones de vulnerabilidad económica y social que tienen una razón asociada al cambio climático”.

En el informe, han estudiado el índice de riesgo de seguridad climática. Amorim explica que se consideran para la medición la inseguridad hídrica, la alimentación y la infraestructura, entre otros factores, y la capacidad de respuesta que se tiene a los eventos climáticos extremos. “Si miramos toda la región de amazonia, es una de las más vulnerables”, asegura, “y por eso están tarea que globalmente tengamos iniciativas como entender la emergencia de la acción en la mitigación del cambio climático que como una gestión global”.

El informe, centrado en países como Venezuela, Brasil y Bolivia, se destaca el deshielo de los glaciares de los Andes, las inundaciones cada vez más frecuentes en la Amazonia o las sequías en Brasil. En todos esos casos han detectado un aumento de la vulnerabilidad “que lleva muchas veces a la criminalidad en situaciones de inequidad tan fuerte como las que hay en Latinoamérica”.

Por ejemplo, en Venezuela, “la seguridad energética y la dependencia de agua para generación de energía tienen un efecto indirecto en la disponibilidad de agua es un factor de intensificación de conflictos”, cuenta Amorim.

El ejército frente al cambio climático

Los investigadores apelan a los gobiernos a adoptar medidas urgentes para mitigar estos efectos. La investigadora defiende que “todos los campos de desarrollo tienen que planear como el cambio climático va a afectar a sus propias actividades”.

Hay incluso quienes creen que la lucha contra el cambio climático debe estar en manos del ejército. De hecho, se ha creado el Consejo Militar Internacional sobre el Clima y Seguridad, una red internacional formada por militares de alto rango. Su portavoz es Andrea Rezzonico, subdirectora de programas del Consejo, que nace con la intención de anticipar, analizar y abordar los riesgos de seguridad del cambio climático. Se trata de “un grupo de líderes militares expertos en seguridad dedicado a analizar los riesgos asociados con el cambio climático”.

El cambio climático, alerta Andrea, es “un riesgo para la seguridad global y va a afectar a nuestros recursos básicos como el agua, la comida y la energía”. Esta red, según explica la portavoz, pretende evitar los conflictos y las intervenciones militares. Sin embargo, respecto al balance entre los derechos humanos y el uso militar en la cruzada contra el cambio climático, Andrea cree que “en un futuro y con efectos más graves por el cambio climático podríamos ver un aumento en el uso de las capacidades militares durante desastres naturales, pero esas capacidades deben ser utilizadas teniendo los derechos humanos y las cuestiones humanitarias en mente siempre”.

La Antártida en peligro

La inseguridad no es la única secuela que está provocando el cambio climático. El calentamiento global y la actividad humana también están disparando la llegada de especies invasoras por ejemplo a zonas tan remotas como la Antártida, con amenaza que supone para todo el ecosistema. Ese mensaje de alerta ha llegado a través de varios investigadores, uno de ellos Luis Pertierra, instigador de biodiversidad en la URJC.

Pertierra vuelve este domingo a la Antártida 40 días a una de las bases españolas para profundizar en los estudios de una nueva amenaza que es un mosquito alado que ha aparecido en una serie de bases. El investigador asegura que ya tenemos en la Antártida tantas especies invasoras casi como especies nativas.

Estos insectos no paran de multiplicarse y amenazar el ecosistema. “La transformación del ecosistema es un proceso gradual en el que, como un rompecabezas, cada nueva pieza que se añade el puzle añade complejidad y se va transformando el ecosistema de forma que pueden llegar a otros organismos”, explica Pertierra. “Por ejemplo, si entran mosquitos tendrán más posibilidades de entrar sus depredadores, y así se va produciendo un efecto cascada que degrada el ecosistema. Esto tiene daños para los organismos nativos, también afecta a nuestro conocimiento de la biodiversidad, porque la Antártida es un laboratorio natural que apenas ha sido alterado por el hombre y que nos permite mirar atrás en el pasado en lo que es la historia de la vida. Si la transformamos como transformamos el resto del planeta, esa imagen se borra y se pierde”, alerta.

El cambio climático está haciendo que la Antártida sufra un aumento de zonas libres de hielo, lo que abre nuevos espacios a intereses como los geo-mineros.

Ha sido la actividad humana la que ha provocado que este número de llegada de organismos a distintas partes del planeta haya aumentado por decenas de miles. Según las investigaciones, los organismos han llegado a través del material científico o de los turistas. Por eso los científicos se ajustan a protocolos de actuación muy específicos.

Pertierra cree que la situación irá a peor. “Recientes estudios muestran que siguen apareciendo nuevas especies invasoras en todos los puntos del planeta, incluso en Europa el número de mamíferos que se está introduciendo anualmente sigue creciendo”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?