Jueves, 16 de Julio de 2020

Otras localidades

55 millones de niños desprotegidos contra la neumonía

Los dos únicos laboratorios que hasta ahora fabricaban la vacuna contra la neumonía mantienen una negociación de los precios de venta que impide a muchos países de ingresos medios proteger a los niños contra la principal causa de mortalidad infantil

800.000 niños al año mueren por neumonía, de los que la mitad podrían salvarse con una vacuna. Actualmente hay 55 millones de niños que no están protegidos contra esta enfermedad, que es la principal causa de mortalidad infantil. Muchos países no pueden pagar el precio de las vacunas.

Preocupan especialmente las niñas y niños en zonas de conflicto. En los países frágiles y en los campos de refugiados se producen casi un 65% de las muertes por neumonía infantil.

Los países de ingresos bajos en general tienen acceso la vacuna gracias a la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI), que financia una parte importante de la vacuna del neumococo para estos países, “pero hasta diciembre del año pasado solo permitía introducir esta vacuna en el calendario si se llegaba a un 70% de cobertura administrativa de la vacuna pentavalente o de la vacuna del tétanos, difteria y pertussis”, explica la experta en vacunas de Médicos Sin Fronteras Miriam Alía. Esto hace que para algunos países que tienen zonas en conflicto o donde la población está atrapada y no puede acceder a los servicios de salud no sea imposible alcanzar una cobertura.

“En lugar de ayudar a estos países tan frágiles, las normas estrictas de GAVI lo que han hecho ha sido bloquear la incorporación de la vacuna en países que lo necesitan tanto como Somalia o Sudán del Sur, por ejemplo, que no tienen todavía esta vacuna en el calendario pese a ser países que reciben otras vacunas por parte de GAVI”, lamenta Alía.

Los países de ingresos medios no pueden pagar las vacunas

En el 90% de los países de ingresos bajos ya está la vacuna en el calendario, siendo cerca de diez millones de niños los que no tienen acceso en esos países. El problema está en los países de ingresos medios, donde la vacuna no se recibe por parte de un donante, sino que tienen que negociar los precios con los laboratorios Pfizer y GSK, que hasta ahora eran los únicos que fabricaban la vacuna, y éstos, denuncia la experta de MSF, “han creado un sistema que no es transparente en el que mantienen los precios secretos, obligan a los países a firmar acuerdos de confidencialidad y los países tienen que negociar de forma ciega, sin saber lo que paga el resto por esa vacuna”.

Así, los países de ingresos medios están en desventaja para negociar la vacuna. Países en los que muchas veces también hay conflictos, como es el caso de Siria. La mitad de ellos no pueden permitirse incorporar la vacuna en los calendarios cubiertos por el servicio público de salud. Hay países como el Líbano o Filipinas que pagan hasta más de 250 euros por las tres dosis, más que en Francia o España. En estos países hay 45 millones de niños que no tienen acceso a esta vacuna.

La vacuna contra la neumonía es la que más dinero les reporta a estas farmacéuticas, que ingresan 45.000 millones de euros con su venta. Además, “no solo han ganado mucho vendiéndola a los países de ingresos altos y medios, sino que además GAVI ha destinado parte de un fondo especial para promocionar la producción y la competencia a estas dos empresas”, denuncia Alía.

Ya existe una nueva vacuna contra la neumonía fabricada por el Serum Institute de India más económica que ha sido aceptada por la OMS. Prevén poder venderla a los países de ingresos medios a 11 dólares por las tres dosis necesarias. Por eso Médicos Sin Fronteras insta a GAVI, la OMS, UNICEF y la Fundación Bill y Melinda Gates a apoyarla. MSF ha acudido al Foro Mundial sobre neumonía infantil de Barcelona para apoyar la nueva vacuna.

Miriam Alía cree que es necesario “tener políticas más flexibles para los países que están en crisis humanitaria”, en los que muchas veces es imposible acceder a las vacunas por la situación de conflicto.

Aunque el caso de la neumonía es particular al haber sido solo dos farmacéuticas las que durante años han copado el mercado, otras epidemias como la del sarampión han provocado miles de muertes, sobre todo de niños menores de cinco años, por la falta de vacunas. En el Congo, donde el Ébola mató a 2.200 personas, el sarampión mató a más de 6.000, la mayoría niños. “Este sistema por el que las vacunas vienen todas del mismo sitio no está preparado para atender emergencias”, alerta Alía. Y esto ha provocado retrasos en el aprovisionamiento de vacunas en Congo, Chad y RCA.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?