Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

Estrenos Cine

Cinco películas para el Día de la Mujer

Poderío de mujeres en la cartelera con figuras históricas, reivindicaciones en países árabes, protestas para legalizar el aborto y amigas invisibles a los 50. Estas son nuestras recomendaciones

Escucha el programa matinal de 'El Cine en la SER'

Harriet

No es habitual ver en el cine histórico a una heroína. Más difícil aún si es negra, pero la industria americana poco a poco va reparando agravios. Es el caso de Harriet Tubman, la mujer que huyó de la esclavitud y consagró su vida a la defensa de los derechos de los afroamericanos. La actriz Cynthia Erivo, nominada al Óscar por esta interpretación, encarna a Minty, el nombre real de esta mujer negra que en 1850 en el condado de Maryland se plantó ante los abusos de su amo. La esclavitud también era hereditaria y, ante la imposibilidad de tener hijos en libertad, decidió huir y recorrer cientos de kilómetros hasta llegar a Filadelfia con el estatus de ciudadana libre.

Con el peso de haber dejado atrás a su esposo y su familia, Harriet volvió para rescatarlos. Incluso cuando le habían puesto precio a su cabeza, repitió esa operación en numerosas ocasiones como maquinista del llamado Ferrocarril Subterráneo, una red clandestina encargada de ayudar y liberar a cientos de afroamericanos sometidos por la tiranía de los blancos.

“Es un gran compromiso, es realmente épico, hay algo maravilloso en la forma en la que lo escribieron porque ves a Harriet como una mujer, no solo como una superheroína. Porque la miras como una mujer y así la ves como una superheroína, eso es lo importante, por las cosas que tuvo que pasar como mujer, como persona, como ser humano. Es algo realmente hermoso ver todos sus lados y saber dónde encuentra su poder, cómo obtiene el poder que tiene para hacer todas las cosas increíbles que hizo”, declara Erivo.

El guion lo firman la también directora Kasi Lemmons y Gregory Allen Howard, que lleva más de 30 años trabajando en este proyecto. El éxito de musicales teatrales como Hamilton o de la película Figuras ocultas ha creado, dicen, el clima favorable para que la película viera finalmente la luz. Un drama clásico en el que se combinan esas incursiones de acción con las premoniciones de la protagonista, que confiaba buena parte de su suerte a la fe religiosa.

La cinta cuenta con mujeres negras delante y detrás de las cámaras para saldar esta deuda histórica con un icono del abolicionismo. "Es emocionante llevar finalmente a la pantalla la historia de esta mujer porque se tenía que haber hecho mucho antes, solo tengo la suerte de que ocurra ahora porque puedo ser parte de esto. Puedes ver la alegría con la que la gente realmente disfruta de que podamos hacer esto y luego también ves la tristeza porque tienes que vivir cosas por las que ella pasó y te tienes que dar cuenta de que eso realmente sucedió. Esas cosas son verdad, es duro y tienes que llevarlo a pantalla, y ese el triunfo".

La intérprete tuvo que entrenar con caballos, llevar pesados trajes, correr, meterse en el barro… Una preparación física que le ayudó también a calibrar la hazaña, la dimensión épica. Además, Cynthia Erivo, la actriz más joven en ganar un Emmy, un Tony y un Grammy, pone voz a una de las canciones de la cinta, un himno-homenaje que recuerda la vigencia de esta historia y la importancia de conservar la memoria, de darle un lugar a los héroes, en este caso a las heroínas, en la historia.

“Es un recordatorio del hecho de que, si no seguimos avanzando, vamos a ir hacia atrás y eso da miedo. Hay mucha gente, incluida Harriet, que luchó para asegurarse que las personas tengan los derechos que se merecen, que luchó para asegurarse que la gente tenga libertad. Y si no prestamos atención a eso, si no lo vemos, corremos el riesgo de volver atrás, de desperdiciar la energía y la memoria del trabajo que hizo. No es como ahora que tenemos un teléfono móvil y unirnos a una petición, o decir que no fue así. Todo lo que tenía ella tenía que ser físico, físico para lograr su deseo de libertad”.

Harriet continuó su lucha tras la Guerra de Secesión, donde lideró un batallón, y centró sus últimos años en luchar por el sufragio femenino. Cuentan las crónicas que cuando le preguntaban si creía que las mujeres debían votar, ella respondía: “He sufrido lo suficiente como para creerlo”

La candidata perfecta

En 2012 con La bicicleta verde Haifaa Al-Mansour se convirtió en la primera directora de Arabia Saudí. Entonces tuvo que rodar la película desde una camioneta porque, por ser mujer, no podía mezclarse libremente con los hombres. 7 años después volvió a su país para rodar su cuarto largometraje: La candidata perfecta. “Esta vez no he tenido que dirigir desde una camioneta. Tenía acceso a las calles y había protección por parte de la policía por si alguien interrumpía el rodaje. Pero la industria del cine en Arabia Saudí se está desarrollando y esta película es mucho mas grande de lo que se hace allí normalmente. Mi película tiene más extras y más localizaciones o sea que logísticamente fue más complicado porque no tenía mucha ayuda para poder hacer la película. Pero siempre es un placer llevar la cultura a un lugar como Arabia Saudí que es muy conservador”, explica la directora.

La candidata perfecta cuenta la historia de Maryam una joven médica cuyo trabajo se ve condicionado diariamente por el milenario machismo enraizado en la sociedad árabe. Harta de la situación y viendo las necesidades que tiene el hospital, Maryam decide presentarse a las elecciones municipales.

De una manera sencilla y directa Haifaa Al-Mansour cuenta en La candidata perfecta los pequeños avances que se van dando en Arabia Saudí. Un país en donde hasta hace unos años, por ejemplo, una mujer no podía sacarse el carnet de conducir. Por eso el coche tiene en la película un significado especial. “El coche es el símbolo del movimiento y del progreso y la película intenta mostrar a una sociedad que está cambiando, una sociedad en transformación”, afirma Haifaa Al-Mansour. “Por ejemplo, en la película se ve como las mujeres no pueden viajar al extranjero sin el permiso del marido o de un tutor, pero ahora ya pueden viajar sin ese permiso. Hay muchas cosas que están sucediendo e introduciéndose en el día a día de la sociedad saudí”.

Para Haifaa Al-Mansour los cambios en su país deben partir de las propias mujeres reivindicando sus derechos, pero también demostrando que son tan capaces de realizar los trabajos que han venido haciendo tradicionalmente los hombres. Todo ello en una sociedad con unas costumbres morales muy rígidas y en donde la religión es la ley.

Vista con ojos occidentales puede parecer que lo que se cuenta en La candidata perfecta es algo insuficiente. La película se estrenará en mayo en Arabia Saudí y Haifaa Al-Mansour espera que allí la película tenga un gran calado. Es la función trasformadora que, según ella, tiene la cultura. “Para cambiar el fundamentalismo es imprescindible que llegue el arte a Arabia Saudí. La música, el teatro, el cine o la literatura contribuyen a cambiar esos valores porque el arte eleva el alma de la gente, algo que no se puede hacer sin el arte y la cultura”, afirma la realizadora afincada en Los Ángeles y que seguirá filmando indistintamente en su país natal y en los Estados Unidos. “Quiero hacer películas comerciales en Hollywood y otras más pequeñas y personales en Arabia Saudí. Es un equilibrio perfecto”.

La ola verde

El documental de Juan Solanas ha ido cambiando de nombre a lo largo de este periplo que comenzó en Cannes. Que sea ley, se titulaba, el eslogan que las mujeres argentinas gritaban en las manifestaciones a favor de una ley del aborto en su país. Mujeres que tiñeron la alfombra roja de Cannes de verde, el color que representa su lucha y que ha impregnado otras alfombras rojas y otros lugares como el festival de San Sebastián. De modo que ahora el documental llega a nuestras pantallas como La ola verde.

La película recorre comunidades agrícolas y lugares pobres y otros más acomodados de Argentina para recoger diferentes casos de mujeres que debieron someterse a intervenciones clandestinas o de familiares de mujeres fallecidas. Muchas de las mujeres son sometidas a violencia médica y a violencia verbal por querer abortar. Un castigo físico, el que sufrieron muchas mujeres que estremeció al director. "Lo que más me sorprendió fue la tortura por parte del cuerpo médico. No me lo esperaba. Me esperaba una tortura moral, con la palabra. No que no les pusieran anestesia o que las dejaran morir en el pasillo".

Solanas se ha limitado a filmar sin grandes encuadres, sin movimientos de cámara ni grandes decorados, para reflejar la crueldad por las que han pasado las mujeres. Hay testimonios atroces, como el de Ana María Acebedo, embarazada y con cáncer a la que no dieron tratamiento oncológico por no dañar al feto. También los familiares de Liliana Herrera, que murió en agosto del año pasado al desangrarse tras un aborto clandestino.

Cosas que siguen ocurriendo y que, alerta Solanas, pueden pasar en países donde se pensaba que todo estaba solucionado. "Queremos que sea ley en Argentina, pero también en el mundo porque yo estoy sorprendido que en democracias donde hace años que existe se está poniendo en duda", decía Solanas, que ponía el ejemplo de España. "No me puedo creer las declaraciones de las mujeres de Vox y, la verdad, es que me horroriza. Como guionista no me hubiese atrevido a escribir unas frases como esas por no caer en la caricatura. No lo es", añadía.

El director decía que Cannes podría ser un altavoz para que se volviera a votar esta ley. Ahora las mujeres lo han logrado, el presidente argentino, Alberto Rodriguez anunciaba esta semana que habrá votación.

Invisibles 

La mujer ha sido constantemente invisibilizada a la llegada de la madurez. Ausencia de mujeres de más de 50 en el cine, modelos que ya no valen, deportistas de élite que ya no están a la altura… son los casos más visibles, pero esto pasa en todos los sectores. Gracia Querejeta, quien confiesa sufrir preocupación por estos temas, ha querido dar visibilidad a estas mujeres con Invisibles. “Yo sé lo que significa tener miedo a no volver a trabajar, lo sé perfectamente, sé lo que significa entrar en un sitio y que antes te miraran y ahora no te miren, esas cosas de las que ellas hablan, y hablan porque les suceden cosas que van contando y que sacan a la luz todas estas preocupaciones. Yo las conozco de primera mano y por eso, quizá, me interesaba contarlas y sacarlas a la luz”, dice la directora.

Invisibles trata de acercarse a la vida de tes amigas, Julia, Elsa y Amelia, una inquebrantable y experimentada profesora de matemáticas, una implacable empresaria de éxito y una sensible florista, interpretadas por Adriana Ozores, Emma Suárez y Nathalie Poza. Estas tres mujeres se reúnen cada jueves para pasear juntas y compartir lo que sucede en sus vidas, expresar sus emociones libremente, desquitarse y sincerarse, o no, con las demás.

Lo cierto es que las conversaciones que mantienen en sus paseos son excesivamente directas y críticas. Estamos ante tres personajes que emiten constantemente juicios de valor, que están eternamente a la defensiva y que no consiguen ceder ni evolucionar a lo largo de la historia.

La película habla del paso del tiempo, en concreto, de la vivencia del paso del tiempo en los cuerpos y cabezas de estas tres mujeres que rondan los 50 y empiezan a sentirse desubicadas en su mudo personal o incapaces de asumir ciertos cambios que parecen inevitables. Algo que, hace unos años, era impensable ver en el cine. “Estoy tratando de ponerme en la situación de ver esta película hace veinte años, y quizás sería una película que no se entendería, porque sería una película invisible. A nadie le provocaría curiosidad de ir al cine a ver una película de tres mujeres que rondan los 50 que charlan de sus cosas y pasean por un parque y hablan de la amistad, de la vida, de las relaciones, del sexo, del techo de cristal, ¿qué es el techo de cristal? Menudo coñazo. Vamos, me da la sensación de que hubiera pasado así”, confiesa Emma Suárez.

Pero Querejeta no aborda solo eso, también habla de machismo, maltrato, bullying, mobbing, de adolescencia… pone muchos temas sobre la mesa que, quizás, pueden desviar la atención de lo verdaderamente importante, que es dar visibilidad y apoyo a estas tres mujeres (y a muchas otras) que se muestran con total transparencia.

La camarista

Película de la mexicana Lila Avilés que habla de las mujeres trabajadoras, en este caso las camareras de hotel. Es un relato delicado, silente, del día a día de estas empleadas, invisibles para los huéspedes del hotel, ensimismados en sus caprichos y ocupaciones. Fue la candidata de México al Óscar, la cinta se desarrolla en ese único espacio y muestra la soledad y el empeño de una joven que solo quiere salir adelante.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?