Viernes, 18 de Septiembre de 2020

Otras localidades

RAP

ToteKing: "He sido un capullo, un artista idiota, y me arrepiento de ello"

Charlamos con el rapero Toteking, autor del libro "Búnker", su debut literario

Manuel González Rodríguez, alias ToteKing

Manuel González Rodríguez, alias ToteKing / ToteKing

Odia la mayoría de sus temas, sobre todo aquellos en los que ha colaborado con artistas que no le interesan musicalmente. Odia a los músicos obsesionados con permanecer, sobre todo a aquellos que sueñan con que sus obras sean inmortales. Odia a la industria musical que lo corrompe todo, también a los mercenarios musicales porque él fue uno de ellos. Pero lo que, sin duda, más odia son las teorías que forman el “absurdo manual de instrucciones” que nos dan a todos cuando somos niños.

Rotundo, sincero y humilde, así es Toteking, uno de los letristas más completos y originales del rap español, que tras nueve discos que le han convertido en uno de nuestros raperos más importantes, acaba de publicar “Búnker” (Blackie Books), su debut literario.

“Búnker” no habría visto la luz si Tote no hubiera tenido un padre que le transmitió el amor por la lectura. Médico, entrenador de baloncesto y lector infatigable, de él heredó la pasión por los libros. “Para mi padre, recibir visita en casa era tan placentero como un esguince. Recuerdo como nos pedía a todos que dijésemos que no estaba en casa si lo llamaban por teléfono. Yo le veía leer Luces de Bohemia o Pedro Páramo. Era imposible hacerlo salir de allí, donde estaban sus libros, su ACB y su Kind of blue de Mile Davis”, escribe el rapero. Cuando falleció, Tote se convirtió en un yonqui de la lectura, los libros fueron lo único que le mantenía cerca de él, se convirtieron en su único aliado y aquellas lecturas dejaron huella en sus letras. Canciones tejidas con palabras precisas. Poesía hecha rap.

Toteking: "España es un país cateto"

ToteKing, rapero sevillano, visitó los micrófonos de Hoy por Hoy en Jeréz

Toteking deshace en “Búnker” el camino de su vida a través de cientos de anécdotas que nos llevan a su infancia en el barrio sevillano de La Macarena. Un viaje de dos etapas muy diferenciadas. La primera llega hasta 2004 y se caracteriza por haber sido un periodo de sumisión en el que fue lo que todo el mundo quería que fuese. Años en los que se refugió en la cobardía, se parapetó en las normas y los convencionalismos. A partir de 2004 su vida se caracterizó por un “desmelene absoluto” y, a partir de entonces, empezó a dirigir la orquesta de su vida. Dejó de obedecer a sus padres, a sus amigos y decidió ser libre: “Para escapar, me jugué la vida a la Primitiva y me senté a escribir rimas en un papel delante de un par de baflecitos. Y me tocó la lotería.”

Una lotería que le convirtió en un ganador que ha sabido desmarcarse de una industria musical que lo devora todo. Lejos de pretensiones y de vanidades su única obsesión es enseñarnos a soñar y a pensar a través de sus canciones. Atrás quedaron sus fantasmas y sus complejos. Veinte años más tarde, compone encerrado en su santuario de grabación, hablándole al bafle, como hacía su padre cuando discutía con la televisión muteada. Hoy, a sus más de cuarenta años, el rap se ha convertido en una manera de vivir, en su filosofía de vida, en su gran adicción.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?