Jueves, 04 de Junio de 2020

Otras localidades

Élite Netflix

Batalla generacional: el reparto de 'Élite' responde a Valle de 'Compañeros'

Los jóvenes actores y actrices comentan el monólogo de humor de Eva Santolaria en los premios Feroz en el que les advertía de los peligros del éxito fugaz

Cadena SER

Cada generación tiene su serie. O eso dicen. Las historias de institutos, de pandillas, que llegan en un momento vital en el que te estás descubriendo y ves en pantalla -desde la distancia de las necesidades dramáticas de la ficción- a tus iguales enfrascados en algunas de tus preocupaciones o amoríos. ‘Al salir de clase’, ‘Compañeros’, ‘Física o química’, ‘Merlí’, ‘Skam’ o ‘Élite’ han recorrido los últimos 20 años de la ficción española.

Las fotos que antes forraban carpetas ahora son el salvapantallas del móvil, la Superpop de cada semana ahora se sigue en directo en Instagram. Hay algo que, sin embargo, no ha cambiado. La capacidad de estas ficciones para crear estrellas televisivas que, con el paso del tiempo, sufren la crueldad casi innata de la industria. Es el caso de Eva Santolaria, quien ha tenido difícil despojarse de la imagen de Valle en ‘Compañeros’.

En la última gala de los premios Feroz, la actriz fue la encargada de presentar uno de los premios y se atrevió a bromear sobre esta dinámica mandando un aviso a las siguientes generaciones. “Este es un mensaje para los de Élite, a ver, escuchadme un momentito antes de iros a otra orgía. Soy vuestro futuro. Escuchadme bien, disfrutad el momento, haced muchos contactos y, sobre todo, preparaos para el fracaso. Las series de adolescentes son como una boyband, triunfa uno y el resto se pasa la vida esperando a que alguien los vuelve a juntar”, dijo en un contexto de humor con las risas de todo el público.

Con motivo del estreno de la tercera temporada de ‘Élite’, el reparto responde a este discurso, a la posibilidad real de que la industria les cierre el paso tras esta experiencia. La mayoría confiesa que no ha visto ‘Compañeros’ en su vida ni sabe quién es Eva Santolaria, a algunos les había llegado lo que había dicho, otros se hacen los locos, el resto no tenía ni idea. “Me cabreo que lo flipas, lo he hablado con mucha gente, me cabrea. La idea de lo que dijo está muy clara”, se adelanta Itzan Escamilla (Samuel) para luego morderse la lengua y dejar a Ester Exposito que elabore una respuesta en la que coinciden.

“Pasa una cosa muy española o muy de esta industria, que, en vez de alegrarte por los éxitos de tus compañeros, de la gente que está trabajando en la misma industria que tú, hay una cosa de tirar por tierra todo eso. Élite puede ser algo fugaz, por supuesto que tendrá un final, yo no quiero vivir toda mi vida de Élite y de este éxito. Eso ya lo sabemos. Élite, por lo menos, es una serie, que guste más o guste menos ha tenido un éxito brutal, que ha hecho que mucha gente se emocione, hemos trabajado muchísimo por esta serie, nos es que llegaremos y nos pusiéramos los dos días a actuar, ha habido un proceso de ensayos, de construcción de personaje, de amor, de cariño, de volcarnos en este proyecto, equipo artístico y equipo técnico. Y mira, le ha ido genial, pues alegrémonos de que un producto español haya llegado tan lejos y se nos hayan abierto muchas puertas. Yo siempre me alegraría de eso antes que centrar el discurso en que es una cosa fugaz, lo que tenga que venir, vendrá. Élite no es todo pero eso ya lo sabemos”, explica la actriz que interpreta a Clara.

Otros son más realistas y si se han empezado a preguntar por el después. “Yo, hasta hace nada, me dejaba llevar, decía, lo que tenga que venir vendrá. Lo que pasa que si me llegó el otro día un momento de pararme a pensar en el punto en el que estamos ahora, tenemos que entender que es bastante improbable que nos mantengamos así, al menos que tengamos mucha suerte, no es habitual. Voy a seguir en la línea de dejarme llevar, y que pase lo que tenga que pasar, seguir formándome en esta profesión. Si el día de mañana nadie se acuerda de mí, también seré feliz”, reflexiona Arón Piper (Ander en la ficción). Para Miguel Bernardeu es un asunto que la angustia. “Uno de mis mayores miedos es quedarme estancado y no volver a trabajar nunca, supongo que es un tema de seguir estudiando, hacer lo que puedas para mantenerte. No sé cómo fue Compañeros, pero Élite ha tenido mucha proyección, no sé... No quiero hacer un comentario que parezca que le estoy contestando, pero... espero que no nos pase lo que le ha pasado ella”.

Georgina Amorós (Cayetana) es consciente que en la profesión se vive una montaña rusa. “Ahora mismo estamos en la cresta de la ola y mañana puede ser que no tengamos trabajo durante dos años, eso es así, y lo sabemos todos. es una profesión en la que tienes que currártelo mucho. Me parece también un poco una sentencia a muerte, decirnos vas a fracasar. Yo no quiero fracasar, dame una oportunidad. Sé que hay que currárselo, no puedes dejar de formarte, estar al pie del cañón, estar bien mentalmente contigo mismo también”. A Claudia Salas (Rebeka) el vértigo al fracaso le estimula para luchar. “A mí me gusta ese miedo, esa incertidumbre. Me da adrenalina, me gustan los retos, me gusta lanzarme, ponerme a prueba, no quedarme en una zona de confort. No sé lo que va a ser de mi vida, me encantaría hacer carrera, interpretar a personajes muy distintos, a día de hoy estoy muy contenta por haber podido interpretar a una prostituta del siglo XVI en La Peste y ahora, a una chica de instituto, macarra, rebelde, en el 2020, en un colegio ultraelitista. Esto es una carrera de fondo. Mi padre me dijo una frase que llevo como mantra: no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta al medio. Prefiero ser débil y saber adaptarme a ser fuerte, lo que venga, vendrá”, sentencia.

Muchos admiten que conocen tantos ejemplos de situaciones como la de Eva Santolaria que, de algún modo, te preparan para eso. “Hay que disfrutar del momento y trabajar, cada persona entiende el fracaso de una manera. Para mí Élite ha sido la gran oportunidad, pero si mañana no estoy, no sería un fracaso. Hay mucha gente en teatro, muchas veces te pregunta que dónde estás, pues mira la gente hace teatro”, apunta Mina El Hammani (Nadia) reivindicando el oficio más allá de los focos. Más autocrítico es el mexicano Jorge López (Valerio). “Estoy de acuerdo con ella, la industria es un poco injusta, nosotros nos vemos beneficiados porque somos jóvenes, pero las ficciones ya no tienen tanta gente mayor, no hay tercera edad. Da mucha pena porque son gente importante en la sociedad. La relación con mi abuela es de las cosas más bonitas que tengo en mi vida, y yo echo de menos que eso no esté en la ficción”, concluye. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?