Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS

El primer respirador fabricado con impresora 3D se probará el lunes en Asturias

En 'La Ventana' hemos hablado con Marcos Castillo, ingeniero mecánico que lidera este proyecto: "Sólo nosotros, con nuestros medios, podríamos imprimir un respirador cada tres horas desde un bajo comercial"

Un grupo de investigadores asturianos ha desarrollado con tecnología de impresión 3D un prototipo de respirador automático que va a ser probado en el Hospital Universitario Central de Asturias en Oviedo. El prototipo es funcional, queda la validación clínica por parte del HUCA para comprobar que es viable y puede aplicarse en las UCI, “el lunes lo probamos ya. Si todo va bien se intentará probar con un pulmón artificial o animal”, ha descrito en La Ventana Marcos Castillo, ingeniero mecánico que lidera este proyecto. Si esto ocurre, “cada tres horas, sólo con nuestros medios, podríamos fabricar un respirador. Sólo con nuestros medios, nosotros estamos aquí trabajando en un bajo comercial de mala manera”.

Además de Marcos Castillo, trabajan en el respirador el ingeniero mecánico Juan María Piñera Parrilla, el ingeniero electrónico Carlos Moreno-Luque Suárez y el especialista en 3D Bartolomé López Medina. Todos llevan gestionando el desarrollo de este respirador desde hace días. “La idea surge de un médico canario que me involucra en el proyecto por la falta de respiradores. Y desde el jueves por la noche ahí estamos. Le dedicamos todas las horas al día posibles”, describe Castillo en La Ventana.

Hasta la Guardia Civil les ha ayudado en la fabricación con una de las piezas. “Ayer nos atascamos a las tres de la mañana. Necesitábamos una válvula. Y pensando y pensando se nos ocurrió que la válvula se parecía a las boquillas que utiliza la Guardia Civil en los controles de alcoholemia. Tenían el mismo diámetro. Llamamos al cuartel, llamaron a Madrid y se autorizó todo. Vinieron los compañeros de la Guardia Civil y nos solucionaron el problema”. A las 23:15 horas se gestionó la donación de 100 boquillas de etilómetros. “En este proyecto es tan importante “el que está soldando cables como el que te está mandando apoyo”, dice Castillo. 

La documentación del respirador está en código abierto para que cualquier persona con impresora 3D pueda imprimir las piezas desde cualquier lugar. “Este es un proyecto de personas para personas”, cuenta Marcos Castillo, “cada cosa que hemos ido descubriendo lo hemos ido compartiendo con la gente. Es una patente abierta para que ninguna empresa se pueda lucrar en base a esto”, describe.

En caso de que el prototipo -denominado Reesistencia Team- obtenga la validación de los servicios sanitarios, el Gobierno de Asturias, a través de la Consejería de Ciencia, habilitará el procedimiento para financiar la fabricación de los respiradores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?