Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 10 de Abril de 2020

Otras localidades

CONSULTORIO PSICOLÓGICO

Psicología para el confinamiento

Los psicólogos Guillermo Fouce, Mercedes Bermejo y José Antonio Luengo nos ayudan a resolver consultas e inquietudes durante el confinamiento

Puedes enviarnos tus consultas e inquietudes al Whatsapp del programa: 681 37 99 87

Puedes enviarnos tus consultas por nota de voz al whatsapp del programa: 681 379 987

Puedes enviarnos tus consultas por nota de voz al whatsapp del programa: 681 379 987 / Cadena SER

La separación de nuestros seres queridos, la pérdida de libertad, la soledad o la incertidumbre son cuestiones, alguna de ellas nuevas, que durante el confinamiento pueden hacérsenos cuesta arriba. A pesar de acabar de estrenar la primavera, estos días toca quedarse en casa. Los psicólogos Guillermo Fouce, Mercedes Bermejo y José Antonio Luengo del Colegio de Psicólogos de Madrid nos ayudan a dar respuesta a las preguntas, reflexiones e inquietudes que nos hacéis llegar al whatsapp del programa (681 379 987)

En estos días de cuarentena, por las mañanas estoy con mucha energía y muy animada. Pero, conforme va pasando el día empiezo a sentir angustia.

Si hay momentos del día en los que te sientes menos animada, es importante reorganizar las actividades y planificarse el día con un horario. En aquellos momentos donde uno esté más decaído, debes realizar aquellas actividades más satisfactorias, divertidas o que pienses que te pueden animar más: ver tu serie favorita, darse una ducha, hacerse un automasaje o leer tu libro preferido. Reservarlo todo para cuando uno esté más decaído.

Desde el inicio del confinamiento, los que teletrabajamos tenemos la sensación de que estamos a alertas 24 horas y 7 días a la semana. Es difícil creerlo, pero al final muchos de nosotros estamos descansando incluso menos que cuando vamos a la oficina: ¿qué podemos hacer para desconectar?

Es complicado llevar el teletrabajo porque es un cambio de actividades y de organización muy diferente. Es verdad que puede ocuparnos todo el día y llenar todos los espacios. Por eso, es importante intentar tener un horario y ser disciplinado con el para tener un tiempo de trabajo, un tiempo de ocio y un tiempo de estar con la familia. Se trata de intentar organizarse.

No estoy llevando nada bien la cuarentena. Tengo dos hijos adolescentes y no sé cómo retenerlos. No son conscientes de la situación, soy yo la que se tiene que hacer cargo de todo y estoy realmente agotada: ¿cómo se puede dominar a dos adolescentes que no entran en razón?

Ten en cuanta que estos días son excepcionales y los adultos tenemos la responsabilidad de sacar lo mejor de nosotros cuando estamos con los chicos en casa. Y, de hacerlo de manera compartida, conjunta. Que vean que estamos con ellos. Pídeles que anoten y sugieran las ideas de cómo organizarse juntos, de qué vais a hacer juntos. Pídeles que sean ellos quienes sugieran actividades: cocinar, hacer ejercicio, ver alguna película, jugar a juegos de mesa o, incluso, de ordenador. Pídeles que hablen con los abuelos, personas queridas, familiares que no están con vosotros. Los adultos tenemos que manejar de la mejor manera la paciencia, la comprensión y la mejor sonrisa.

Vivo en un pueblo de Toledo y mi abuela de 94 años en Madrid con un tío mío que no se vale por él mismo. Yo soy la soltera de la familia y soy la que siempre he estado un poco pendiente de ellos y ahora me siento con mucha impotencia. Me siento mal por no poder ir a estar con ellos y prestarles más atenciones.

Entiendo tu inquietud y desasosiego. Lo importante es que cuanto te sientas desbordada, pienses que estás haciendo todo lo que en este momento puedes hacer. Habla con ella, con tu abuela. Si no es posible la videollamada, simplemente, llámala, escucha su voz, dile que la quieres. Eso es especialmente importante y nos hace sentirnos mejor a nosotros y a ellos. También puede serte de utilidad escribir sobre tus sentimientos y sensaciones. Tienes que atraer a la pente pensamientos positivos y pensar que haces todo lo que puedes e ir día a día, partido a partido, como se nos dice, cuando hablamos del mundo del deporte

Yo llevo bien la cuarentena, pero entre varios amigos empiezo a notar cambios de humor y no sé cómo emmpatizar y apoyarlos para que se sientan mejor

Para empatizar con los amigos que se sienten mal con la cuarentena, es fundamental que nos comuniquemos con ellos. Que les entendamos y que a partir de entenderles, les hagamos bromas sobre lo que está pasando y montemos actividades con ellos, virtuales.

¿Qué tenemos que hacer cuando nos agobiemos y tengamos muchas ganas de salir?

Cuando me agobie y tenga muchas ganas de salir tengo que pensar en el sentido de lo que estoy haciendo y de por que´estamos en esta situación y buscar alternativas: dedicarme a otras cosas, hablar con otras personas y recuperar la motivación para quedarme en casa

Soy Guillermo. Tengo 27 años. No tengo fiebre pero a veces te entra una pequeña tos y te obsesionas con los síntomas. Hay ratos que pasas a pensar que los tienes todos y te agobias muchísimo. En esos momentos no sé cómo enfrentar toda esta situación

Entiendo tus pensamientos y sensaciones ys erán muchas las personas que se sientan así. Aunque normalmente no seamos personas que pensemos demasiado en las enfermedades, es muy lógico que pensamientos como los que detallas aparezcan en estos momentos. Es muy importante que te esfuerces en detectar cuando empiezan a aparecen estos pensamientos en clave obsesiva y negativa. Antes de que inunden tu mente intenta cambiar de actividad. Hacer ejercicio, en este tipo de situaciones, suele ser muy efectivo por la segregación de sustancias que riegan nuestro cerebro y que incrementan las buenas sensaciones y el optimismos. Planifica qué actividades puedes hacer cuando estos pensamientos negativos afloren. No esperes nada. Cambia de actividad. Pasea por la casa escuchando música, llama a alguien querido, ponte a cocinar alguna receta especial. Lo relevan es impedir que aniden estos pensamientos y entrar en bucle. Piensa en objetivos a corto plazo.

Se que si llamo a mi madre de 80 años, corro el riesgo de transmitirle mi ansiedad y preocupación. No sé muy bien cuántas veces llamarla para no transmitirle estas sensaciones negativas.

Es lógico que tengamos preocupación pero no debemos transladarlas a nuestros familiares. No podemos estar hablando constantemente del virus y de lo que está ocurriendo, sino hablar de muchas más cosas. 1 o 2 llamadas son suficientes, pero sobre todo, intentar hacer actividades diferentes.

Leer muchas noticias me hace sentir mal por pensar en mi familia que está lejos

Podemos usar las nuevas tecnologías y conectar con ellos. La otra alternativa es recuperar viejos hábitos. Hay que intentar mantener el contacto con toda la gente que tenemos en nuestro entorno y mantener la comunicación abierta, especialmente, con la familia.

Llevo desde el viernes aislada en casa. No tengo síntomas, pero mi despensa no para de bajar y la idea de tener que salir a la calle para tener que comprar me da bastante miedo.

Hay que tener en cuenta que tomando las medidas recomendables no hay riesgo de contagio. Además, los supermercados está muy controlada la afluencia de gente. Es importante distribuirse bien las comidas y los días para no tener que salir con mucha frecuencia. Hay que intentar mantener la calma y tener estrategias de relajación y respiración para confiar en los propios recursos que uno tiene para evitar posibles situaciones de contagio

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?