Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 27 de Mayo de 2020

Otras localidades

Historias para no reír

"Cuando veo la canallada esa de manipular una foto de la Gran Vía de Madrid y presentarla trufada de féretros con el mensaje de que el gobierno pretende ocultar el número de muertos (...) pienso que no estamos tan lejos de Trump o de Bolsonaro", la opinión de Carles Francino

Bienvenidos un día más a ‘La Ventana de la resistencia y el confinamiento’. En la lista de efectos beneficiosos provocados por esta reclusión general, además de escuchar nítidamente a los pájaros en las ciudades y de respirar un aire infinitamente más puro, permite observar el mundo -el mundo en general- con un poquito más de calma. Y ahora mismo, como ese mundo está casi parado y no andamos a toda máquina, acelerados y con veinte historias en la cabeza… pues algunas cosas destacan con mayor claridad.

Tengo dos ejemplos. Primero, Brasil: ¿se imaginan lo que debe ser tener de presidente a un tipo machista, xenófobo, defensor de la dictadura, ultrareligioso, que continúa despreciando el riesgo de esta pandemia y sugiriendo una conspiración? Por cierto, secundado por su ministro de educación que ha hecho el majadero con algún tuit presuntamente chistosos sobre China que ya ha provocado otro encontronazo diplomático.

Y segundo ejemplo, Estados Unidos: el capitán del portaaviones nuclear que pidió ayuda para su tripulación de 5.000 hombres porque tenían un brote de COVID; han ayudado al barco, sí, pero a él le han relevado del mando y no le han expulsado del ejército de milagro. Por hablar. Un poco como a los primeros médicos chinos que alertaron sobre el peligro del virus y que fueron breados después en lugar de recibir felicitaciones.

Nos queda todo muy lejos, ¿verdad? Por eso cuando veo la canallada esa de manipular una foto de la Gran Vía de Madrid y presentarla trufada de féretros con el mensaje -cada vez más difundido o sugerido desde la derecha, sea ultra o no- de que el gobierno pretende ocultar el número de muertos, cuando veo cosas de esas -y no será que no haya motivos para criticar al gobierno- pienso que no estamos tan lejos de Trump o de Bolsonaro. Y todo el optimismo, todo el coraje que me esfuerzo en acumular y transmitir cada día… se me deshace, se me diluye.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?