Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 28 de Mayo de 2020

Otras localidades

Sigue la entrevista con el expresidente del Barcelona Sandro Rosell Sigue la entrevista con el expresidente del Barcelona Sandro Rosell
José Luis Garci | ENTREVISTA

José Luis Garci: ''Los españoles no nos queremos nada''

'El crack Cero', la tercera entrega de la saga de José Luis Garci ya está disponible en plataformas, un canto de amor al cine clásico proagonizado por Carlos Santos

José Luis Garci es uno de los directores españoles más apasionados con el cine. Ejerce de crítico en su programa de radio, ha escrito libros, tenía un programa de televisión, habla de cine con los periodistas sin cansarse y rodar es lo que más le gusta, después del boxeo y el Atleti. Su confinamiento en esta cuarentena sucede con copas de dry martini caseras, con clásicos del cine mudo, películas actuales y con música clásica de fondo.

En medio de esta pandemia llega su última película a plataformas. El Crack Cero se estrenó en octubre y ha sido una de las sorpresas de la temporada. Un cine clásico, lento, que reivindica los valores de las películas clásicas de los cincuenta. Con humor de tabaco, con alochol, en blanco y negro y con las referencias que solo Garci es capaz de hacer. Hablamos con el director madrileño que sigue a rajatabla eso de quedarse en casa.

¿Qué tal está? ¿Cómo lleva el confinamiento? ¿Para un cinéfilo como usted es más fácil?

Bueno, bien. A personas que disfrutamos de películas y libros y música, es como vacaciones forzosas. Puedes leer hasta cualquier hora, te puedes levantar a las once, no pasa nada, no tienes ninguna cita. Es un tipo de vida a la que te vas acostumbrando después de 60 días y tampoco está tan mal. No tienes compromisos… vamos, no está tan mal.

Llega en pleno confinamiento su última película, El Crack Cero, a plataformas, ¿tiene una doble vida? ¿Qué ha supuesto para usted su estreno?

Se estrenó el año pasado… es que ya también pierdes un poco la noción del tiempo. También para los que nos gusta el fútbol ya no sabemos qué temporadas son. Sí, pero volviendo a la película es uno de los regalos más grandes que me ha dado la producción. Desde que hago películas, más de 50 años, no esperaba esto. Estaba bien, muy relajado, no tenía intención de hacer una película y surgió, así como son estas cosas de inesperadas, hacerla. Me ha dado una alegría enorme.

Como novedad, ha tenido que cambiar de equipo, ha rodado con gente más joven, ¿cómo se han llevado?

He trabajado con gente con la que nunca había trabajado y eso es como hacer de nuevo una película. Todos con los que yo había trabajado, Gil Parrondo, Ricardo Navarrete, Julián Mateos… los actores tampoco, Alfredo Landa. Y me he encontrado con un equipo joven de gente que podrían ser todos mis hijos, pero que tenían la misma pasión por el cine que la que tenía yo cuando rodé Asignatura pendiente. Yo les dije que era un director al viejo estilo, nada de cosas digitales, ni rodar con grúas, ni cabezas calientes, ni drones, ni cosas de esas. Darle una primacía a lo que yo siempre he querido, el texto. Estoy muy contento, como cuando te llega algo inesperado que te deja buen sabor.

La película además ha sido muy bien recibida...

Nos han dado premios, la asociación de detectives españoles nos quiso conocer… total, que ha ido cogiendo premios poco a poco y ha sido estupendo. También trabajar el blanco y negro y haciendo una película pequeña pero que homenajea el cine americano que tanto me gusta de los años 50. Lo hemos hecho pero sin renunciar a filmar en decorado, como he filmado yo siempre. Ha sido una experiencia magnífica. Estoy muy agradecido. Ellos entendieron que yo era un tipo antiguo y yo su entusiasmo. Ya me gustaría a mi repetir, fíjate lo que te digo

El Crack Cero se ambienta en el año 75, año de la muerte de Franco, ¿Cómo han recreado ese Madrid?

La película se desarrolla en el año 75 y no hay nada digital. Cuando intentamos rodar en la Gran Vía, vimos que era imposible porque no existía nada. Ni radio Madrid! Ni una serie de comercios que ya no están: Sepu, La Posada del Bar, los cines… Y pensando, dije, anda, si lo tengo yo filmado. Todo está en El Crack, en Solos en la madrugada… Pedimos autorización a los productores, las trasladamos al formato y al blanco y negro y la gente se quedaba asombrada de ver cómo era Callao o Gran Vía, con los cines iluminados por la noche.

En la película se dicen frases que suenan como dardos a la España actual, dice que es ‘un país áspero donde todos quieren tener razón’. ¿Todavía más en esta epidemia?

Uno de los males de España es que no nos queremos, es evidente que no ha cuajado. La gente está muy dividida, del norte, del sur, del este y del oeste. No nos queremos mucho. Entonces hemos llegado a una conclusión terrible que es como ese traje que no es que esté mal planchado, sino que está como desecho, con los bolsillos abiertos y que ya no necesita ir al tinte, sino un traje nuevo. Yo pertenezco a la última generación que va a conocer España como tal era cuando yo era niño. Y vendrá otra. De todas maneras, con lo que está ocurriendo ahora es difícil predecir nada. Ahora el mundo es muy distinto. Ahora sí ha llegado el cambio de siglo. ¿Cuándo se decide que estás en otra edad o en otro siglo? Yo creo que aquí. se produce con la caída de las torres, del Muro de Berlín, con la caída de la bolsa. Hay una serie de caídas que nos traen a lo que vivimos ahora.

¿Cómo vamos a salir de esta?

A partir de ahora nada va a ser igual. Puedes estar en una terraza a dos metros de alguien, cómo vamos a besar a nuestros amigos, cómo vamos a sentarnos en el teatro. El único que creo que va a ganar con esto es Bertolt Brecht con eso de la distanciación de su teatro. Es un mundo distinto que no sabemos cómo va a ser. ¿Quién va a venir a España si tiene que estar 15 días en cuarentena? Nadie. Es un mundo que yo creo que ni los sociólogos saben mucho. ¿Dónde va a acabar todo? Veremos. No sabemos si el virus va a durar más o menos, si lo tienes, lo puedes volver a tener… estamos en un momento totalmente desconcertante para todo. Además de eso en España nos ha pillado con una falta de empatía, de simpatía, de cercanía. Es un país difícil España, siempre lo ha sido. Yo no veo que haya países que quemen su bandera, suenen la foto del jefe del estado o piten el himno. No me lo imagino en Inglaterra con el God Save the Queen. Tenemos cosas buenas. Es un país solidario, que sale todas las tardes a las ocho a aplaudir a los sanitarios que se jueguen la vida. Eso es bonito y emocionante. Pero el español es un personaje complicado.

Usted ha vivido muchos momentos de la historia de cine, muchas crisis, ¿Cómo va a ser este cambio para la industria?

Esa es otra. ¿Cómo será rodar? ¿Con mascarillas? ¿Sin besos? Y cuando llegues a maquillaje cómo te acercas y cómo hablas con el actor en el set. Una de las cosas que yo tengo que les gusta mucho a los actores es que estoy detrás, a medio metro de ellos, nunca en el combo. ¿cómo será el transporte? Va a ser muy complicado. Ver los museos en un estado de desolación, a tres metros de otro viendo Las Meninas. Es un cambio social el que se va a producir tremendo. Empiezo a notar que si no tengo que salir tampoco me preocupa mucho, tengo buenos libros, buenas películas, tengo música, me puedo poner a Sinatra o a Beethoven. Tengo muchas posibilidades. Entiendo que la gente que no sea aficionado a esto lo pasará peor, se pondrá más nerviosa. Dentro de nada además veremos el fútbol sin gente. Será como un entrenamiento. El boxeo… sin nadie. Se oirán los golpes de una manera tremenda. Eso en lo superficial, pero también cambiará el amor, las relaciones entre personas… todo.

El Crack Cero es una película muy clásica, tanto que no sé si se ha convertido en la más moderna del año, porque es una de las que mejor ha conectado con la crítica más joven...

Eso ya no lo sé. Aunque parezca una presunción yo soy un buen crítico de John Ford o Billy Wilder, pero con lo mío no tengo mucha perspectiva. Curiosamente soy una persona que tiene nostalgia jubilosa, pero no me he preocupado de tener las películas ni los libros que he hecho. Sí sé que lo que te encuentras es un país distinto, que es diferente de la España de aquellos años. Por eso quise hacerla en blanco y negro, porque era así.

¿Va a repetir? ¿Va a hacer otra?

¡Otro crack no! Pero sería estupendo volver a hacer otra película tranquila. A mí siempre me decían quedo hago el cine muy lento. Bueno, ser rapado está bien sin res extremo izquierda en el fútbol, en el cine no es para tanto. Yo prefiero empezar despacio como Balzac y conocer a los personajes.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?