Jueves, 02 de Julio de 2020

Otras localidades

FÓRMULA 1 | NOTICIA SER FÓRMULA 1 | NOTICIA SER Fernando Alonso vuelve a la Fórmula 1 de la mano de Renault
Coronavirus Covid-19

Gabriel Heras, médico intensivista: "Queremos que la gente no nos olvide"

Trabaja en la UCI que detectó el primer caso del virus en España. Ahora publica 'En primera línea. Un testimonio desde la UCI de la crisis del coronavirus"

Los profesionales que han trabajado durante los peores momentos de la pandemia de la COVID-19 en las UCI

Los profesionales que han trabajado durante los peores momentos de la pandemia de la COVID-19 en las UCI / Jesús Diges (EFE)

Desde que su hospital tuvo el “dudoso honor” de tener el primer caso en una UCI española, el 27 de febrero, Gabriel Heras, medico intensivista de 42 años, ha sentido miedo, incertidumbre y desolación. De todas estas emociones, la peor ha sido el miedo. Trabajar temiendo el contagio. Ver como la UCI va quedándose pequeña. Quedarse sin camas, sin respiradores. El aumento incesante de casos. Y sentirse solo, desamparado.

“Lo más doloroso de la situación ha sido la gestión basada en el egoísmo, desde lo micro a lo macro. Desde los grandes hospitales, que al principio no aceptaban el traslado de pacientes infectados de otros más pequeños, las comunidades autónomas y los países. Así hemos conseguido cifras récord de muertos, de sanitarios infectados. Hay que hacer las cosas de otra manera”, ha lamentado en ‘La Ventana’.

Nunca, en toda su carrera profesional – y lleva 18 años ejerciendo en unidades de cuidados intensivos- ha visto hacer tantas cosas sin evidencia científica ni experimental. Cuando llegaba a su casa, tras una dura jornada en primera línea contra el virus, seguía estudiando casos, pensando en cómo mejorar la situación de sus pacientes. “Los protocolos cambiaban día a día”, ha dicho.

Gabriel Heras, médico intensivista ha luchado en primera línea contra el Covid / Peninsula Editorial

Heras tiene claro que se tardó en actuar. Escribe en el libro que, cuando llegue el momento de discutir qué falló en la gestión del coronavirus, los responsables de tomar decisiones sanitarias no podrán obviar que estaban al corriente de lo que ocurría en hospitales como el suyo. “Haciendo autocrítica, todos perdimos una estupenda oportunidad para prepararnos. Nos parecía un cuento que venía de China. Nos decían, empezando por la OMS, que era una simple gripe. No pretendo buscar culpables, me interesan las soluciones”, ha asegurado. Espera que esta crisis sanitaria transforme el sistema hacia un modelo centrado en la dignidad de las personas.

“He visto a médicos veteranos, jefes de servicio, que llevaban 15 días sin dormir por el miedo a que se acabaran respiradores y camas”, ha dicho. Por eso, ahora pide a la sociedad que no nos olvidemos del personal sanitario. No son héroes, son trabajadores. “Nos hemos dejado la piel y la vida. La sociedad puede estar satisfecha de su tejido sanitario. Pero para desarrollar bien nuestro trabajo necesitamos sueldos dignos, personal suficiente, el equipamiento necesario…”. El libro, además de la radiografía de una pandemia vivida desde una UCI, es un homenaje a todos los profesionales que se han dejado la vida, a veces literalmente, por salvar las nuestras.

 

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?