Lunes, 25 de Enero de 2021

Otras localidades

ENTREVISTA LA VENTANA

El éxodo rural de los urbanitas

Daniel Gascón retrata el choque cultural entre la ciudad y el campo en su última novela: Un Hípster en la España Vacía

Una de las consecuencias quizá más inadvertidas que la pandemia del COVID-19 ha traído consigo es el lento goteo de habitantes de grandes ciudades que abandonan la metrópolis para mudarse a pequeños pueblos. El gran núcleo urbano, convertido en entorno hostil, ha dejado de ser un lugar atractivo para vivir, en comparación con la calma y la placidez del pequeño municipio. Prueba de ello es que el Proyecto Arraigo, que se dedica a facilitar este tipo de cambio de residencia, ha tenido un aumento del 30% en sus solicitudes durante los últimos meses. Urbanitas que abandonan la gran ciudad para buscar la tranquilidad del medio rural, la quietud de la naturaleza y el anhelo del tópico del "beatus ille", además de una menor exposición al virus y una mayor accesibilidad económica. Sin embargo, a veces la realidad no es como nos la imaginamos, y la ideal vida en el campo puede no ser tan ideal.

De este tipo de choque cultural habla Daniel Gascón en su última novela, 'Un Hípster en la España Vacía', aunque, según ha contado en La Ventana, la escribió antes de la pandemia. El protagonista de la novela es Enrique, un urbanita de pura cepa, y apóstol de los grandes temas de la posmodernidad como el feminismo o el ecologismo, aunque sólo en un plano teórico. Con el objetivo de intentar olvidar a su ex novia, Enrique se instala en la casa que su familia tiene en un pequeño pueblo de Teruel, de nombre ficticio. Durante su estancia en el pueblo, Daniel planta un huerto colaborativo, monta un taller sobre nuevas masculinidades y hace yoga en el corral. Pero, sobre todo, dice a los vecinos del pueblo cómo tienen que hacer las cosas. Sin embargo, y para sorpresa de todos, Enrique acaba integrándose, se enamora, e incluso es nombrado alcalde.

Daniel Gascón trata de retratar en su novela el inevitable choque entre la ciudad y lo rural, entorno con el que el autor ha tenido contacto gracias a sus abuelos, y a su madre, que ejercía como médico de atención primaria. Se trata de una sátira social cargada de grandes dosis de humor, una herramienta que, según palabras de Gascón, "puede servir para entender la realidad". No en vano, el autor nos ha contado que este libro nace de la necesidad de reírse de sí mismo, pues, sin ser hipster, es a lo que más se parece. En la novela hay también espacio para la parodia política, presente en episodios como en el que un mitin de VOX coincide con el rodaje de una película sobre la Guerra Civil en el pueblo, haciendo creer a los integrantes del partido que la revolución anarquista ha estallado en Aragón. Si hay una moraleja en esta historia es que la realidad a veces es muy distinta a como la imaginamos, y que, en palabras de su autor, "lo divertido es prestar atención a las cosas".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?