Hoy por HoyLa firma de Iñaki Gabilondo
Opinión
Coronavirus Covid-19

Una gravísima crisis de confianza

Uno de nuestros principales problemas es la falta de credibilidad de quienes gestionan esta catástrofe

Estamos acostumbrados a que nuestros problemas de salud tengan siempre preferencia. En ese principio se mueve la medicina y nuestra relación con ella. Ante una dolencia seria, todo se inclina. Los médicos nos ordenan los tratamientos adecuados, dejando a un lado los trastornos que pueden acarrear en nuestra vida cotidiana y no entenderíamos al doctor que pusiera esos eventuales trastornos por encima de nuestra salud, aunque los tuviera en cuenta. Y nos parecería aberrante que alguien ajeno a su profesión se atreviera a corregir o aplazar sus terapias.

Una gravísima crisis de confianza

02:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1600842569624/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Eso, que es así a escala individual, entra en terrenos más difusos en un caso como el de la pandemia, cuando otros factores en principio subordinados, como los económicos, adquieren una envergadura extraordinaria. Entonces de pronto la salud se ve donde nunca se vio: desplazada del trono de las decisiones o compartiendo dicho trono con otros. Entonces, de pronto descubrimos que, por primera vez en nuestra vida, nuestra salud está en manos de profanos.

Las autoridades políticas que se ven obligadas a arbitrar esos equilibrios delicadísimos entre salud y economía necesitarían inspirar una gran confianza en su operación y en su buen juicio, pero esta es la desgracia: no le inspiran en absoluto. Uno de nuestros principales problemas es la falta de credibilidad de quienes gestionan esta catástrofe. Me resulta incomprensible que ante una sociedad asustada, vulnerable y frágil no entiendan que sus peleas partidistas les destrozan a todos como gremio, como colectivo y a la democracia en su conjunto. Me pasma que no comprendan el efecto que produce saber que los expertos médicos no son ni considerados ni atendidos como voz preferente. Que pesan tanto o más otras razones, muchas de ellas puramente ideológicas o movimientos tácticos a tres bandas. Nadie exige a un médico que haga milagros, pero sí que el objetivo de su trabajo sea nuestra vida, no la suya.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00