Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Deportes
Supercopa Europa

Javi Martínez acaba con el duende europeo del Sevilla en el 104'

El Sevilla FC ha emplazado al campeón de la Champions hasta la prórroga para consumar una remontada que vale el trono continental

Javi Martínez celebra el gol que le da la Supercopa de Europa al Bayern / Getty Images

Budapest

Un protagonista inesperado ha aguado las esperanzas del Sevilla FC en la prórroga de la Supercopa de Europa frente al Bayern de Múnich (2-1). Javi Martínez, con un futuro más que incierto en Alemania, saltó al terreno de juego en los minutos finales para frenar el empuje sevillista y se convirtió en el héroe de los suyos. De cabeza, el español certificó la remontada definitiva al tanto inicial de Ocampos desde el punto de penalti. Goreztka había puesto el empate cuando el rodillo bávaro comenzó a hacer acto de presencia.

El trono continental se puso en juego en Budapest este jueves entre el campeón de la Champions League y el campeón de la Europa League. Unos pocos afortunados -menos de 3.000 por cada equipo- pudieron presenciar el triunfo del Bayern en una noche en la que Ivan Rakitic a punto estuvo de firmar el redebut soñado como rojiblanco. La vuelta de vacaciones vino con un duro golpe de realidad después de tirar de orgullo hasta los compases definitivos.

Rakitic, como mediapunta, fue determinante precisamente en el primer paso que dio el Sevilla hacia su segunda Supercopa. En la primera subida de Jesús Navas, el capitán conectó con la cabeza de un De Jong que, en lugar de rematar, optó por ceder de cabeza para el croata, quien cayó derribado en al área por Alaba tras controlar con el pecho. No fue necesario el VAR para señalar un penalti cuya responsabilidad recayó en Lucas Ocampos, que transformó con maestría engañando a un especialista como Manuel Neuer.

Poco acostumbrado está el Bayern a remar contracorriente en este tipo de encuentros y su reacción pasó por buscar con decisión a su artillería pesada. Tras varios intentos frustrados por Bono o Koundé, el sevillismo se llevó las manos a la cabeza con un envío largo tan añejo como el fútbol. Un salto mal medido de Diego Carlos provocó que el balón cayera en los pies de Lewandowski, que recibió con muchos metros por delante y la única oposición del guardameta. Para variar, su remate no estuvo acertado y el balón terminó muy blando en las manos de Bono.

Sí estuvo fino el 'killer' en su siguiente intervención. Lewandowski emuló a De Jong en el primer gol, se disfrazó de asistente y convirtió un centro lateral en un balón en bandeja para Goretzka, quien definió de primeras a la red. A punto estuvo de ser una celebración 'interruptus', y es que De Jong envió el balón a las redes en la jugada siguiente, dando lugar a una alegría efímera al comprobar el banderín levantado del juez de línea.

Dominio contra garra

El dominio bávaro en la primera mitad no se trasladó al resultado. De hecho, las lecciones de Julen Lopetegui en el tiempo de descanso estuvieron a centímetros de dar sus frutos en la reanudación. Aquí llegaron los momentos de mayor trabajo para Neuer, que achicó como pudo el empuje sevillista que se cortó de raíz con el 2-1 de Lewandowski que, si no hubiera sido por la revisión del videoarbitraje, hubiera subido al marcador pese a la posición adelantada del polaco.

Se encomendó el Sevilla a su costado derecho con Navas-Ocampos contra toda la maquinaria del todopoderoso Bayern. A falta de más de media hora para el final de los 90 minutos, los alemanes dieron un paso al frente y llevaron a cabo su asedio mientras los españoles resistían contra viento y marea. Suspiró el sevillismo de nuevo con un tanto de Sané nuevamente invalidado, en esta ocasión por falta previa de Lewandowski.

Tocado, golpeado y agotado, el conjunto sevillano tiró de coraje para dibujar la jugada que bien podría haber marcado la final. En-Nesyri se plantó ante Neuer en los últimos minutos para levantar a su afición ante un gol casi hecho, pero que se topó con una mano salvadora. Mano que condenó el partido a la prórroga y que a la postre valió un título.

Prórroga cruel

Los mismos protagonistas se citaron tras el breve refrigerio con idéntico resultado y con el palo como invitado sorpresa. El Bayern de Múnich asumía riesgos a la par que los hispalenses resurgían de sus cenizas y Hanz-Dieter Flick decidió dar entrada a Javi Martínez para dar empaque a su retaguardia. Nada más lejos de la realidad, el vasco resultó ser el elegido para resolver el choque en el primer balón que tocó.

De una indecisión nació el córner que precipitó la caída del Sevilla FC. El centro, despejado en primera instancia, dio paso a una segunda jugada que volvió a toparse con los guantes de Bono. Quizas por vez primera en la final, las manos no estuvieron todo lo firmes que venían mostrando y concedieron un despeje blando hacia el centro, directo hacia la cabeza de Javi Martínez. Cruel final para el sevillismo después de poner contra las cuerdas al campeón de la Champions.

Los goles

Más información

Descubre las últimas noticias del mundo del deporte. Consulta todos los contenidos de 'El Larguero' de Manu Carreño y los últimos audios de 'Carrusel Deportivo' con Dani Garrido. Conoce el calendario y los resultados de la Liga Santander. Y el calendario y los resultados de la Liga SmartBank. Además, todo sobre la Fórmula 1 y el Mundial de Motociclismo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad