Jueves, 22 de Octubre de 2020

Otras localidades

MOCIÓN DE CENSURA MOCIÓN DE CENSURA Sigue en directo la segunda jornada del debate de la moción de censura de Vox
LIGA SANTANDER

El efecto Ansu Fati rompe el maleficio del Barça en Balaídos

La joya azulgrana ha vuelto a decantar un duelo ante el Celta en el que apenas se notó la expulsión temprana de Lenglet

La figura al alza Ansu Fati ha lavado la cara al FC Barcelona tras el verano. El joven talento azulgrana ha devuelto al conjunto culé la ilusión perdida a base de goles y buen fútbol, una seña que ante el Celta de Vigo ni siquiera se vio afectada por la expulsión de Clément Lenglet en la primera mitad. Ansu Fati desatascó una vez más la jornada en su primera oportunidad, el primer paso hacia la primera victoria barcelonista en Balaídos en más de cinco años. Ya en inferioridad, Olaza en propia puerta y Sergi Roberto en la última jugada resolvieron por completo el resultado (0-3).

La mano de Koeman devolvió a Can Barça el juego de toque y presión descaradamente avanzada en Vigo. Bajo la lluvia, los culés comenzaron bailando con el balón en los pies y volcando el duelo sobre el campo local nada más empezar. Con este empuje ante un Celta agazapado en área propia llegó el primer tanto de los catalanes a los 10 minutos. Masticó con insistencia la posesión el Barcelona en la frontal hasta que llegó a los pies de Ansu Fati. El chico de moda en el barcelonismo aportó la dosis de descaro hacia puerta que hacía falta y definió rápido y preciso con el exterior, inalcanzable para Iván Villar.

En una noche de inspiración culé, el gran estado de forma no se vio mermado esta vez por el empuje celeste que trató de encabezar el talismán vigués: Iago Aspas. Los minutos de reacción celtiña llegaron en cuanto el de Moaña entró en contacto con el balón. No obstante, las acometidas gallegas se cortaron de raíz en cuanto los visitantes robaron la pelota para montar su primer contragolpe. Una transición de libro plantó a Griezmann solo ante la meta, pero la ocasión terminó pasada por agua -nunca mejor dicho- tras un mal control del francés.

Las buenas sensaciones en el Barcelona se cocinaron precisamente en un encuentro discreto de Leo Messi. Uno más en medio de un ataque entonado, aunque su aporte diferencial estuvo a punto de plasmarse en el marcador con una locura de gol olímpico a centímetros de materializarse.

Amenazas (y algo más) de roja

Iba camino el Barça de romper plácidamente un maleficio en Vigo que los acompañaba desde 2015, pero la gran noche adoptó una alerta roja que sobrevoló la zaga antes del descanso. Una expulsión sobrecogió por segundos a un Gerard Piqué que derribó al exbarcelonista Denis Suárez cuando se dirigía a encarar a Neto. Tuvo que recoger cable de inmediato Del Cerro Grande al ver el banderín alzado de su asistente por un fuera de juego clarividente en la jugada. Lo que fue un susto se convirtió en realidad poco después en las carnes de Lenglet, que recibió su segunda amarilla por sacar el brazo a pasear cuando el omnipresente Suárez se disponía a disputarle una carrera al espacio.

El desaguisado en defensa obligó a modificar los planes de Koeman. El damnificado, un desacertado Antoine Griezmann que cedió su sitio a Araujo para reforzar la retaguardia.

Inferioridad desapercibida

Pese a la inferioridad numérica, las intenciones azulgranas de hacer daño siguieron su curso. Una vez más, la mejor arma para hacerlo fue Leo Messi. En cuanto pudo revolverse desde la esquina del área, el ‘10’ puso en evidencia a la defensa del Celta llegando a línea de fondo y enviando la pelota a la red con la colaboración de Olaza en lo que parecía ser un centro.

Tampoco tuvo su partido la línea defensiva del conjunto local. Fontán tuvo que dejar el verde por lesión, a lo que se sumaron las molestias de un Murillo que sí resistió los 90 minutos dolido por un pisotón desde la primera acción.

Este Barça dio un golpe sobre la mesa gustándose incluso con uno menos. En esta tesitura la brecha en el marcador pudo incluso haberse agrandado más con un disparo al palo de Coutinho. O con el gol de Messi al rechace de este si no fuera por su posición antirreglamentaria. O con el remate de Piqué que estuvo a escasos dedos de conectarse antes de que el central se golpeara con la madera. Se hizo de rogar, pero llegó en el último minuto en las botas de Sergi Roberto para cerrar el choque con el mejor sabor posible. Dos jornadas, pleno de puntos y portería aún a cero.

Más información

Las últimas noticias del mundo del deporte. Consulta todos los contenidos de 'El Larguero' de Manu Carreño y los últimos audios de 'Carrusel Deportivo' con Dani Garrido. Consulta el calendario y los resultados de la Liga Santander. Y el calendario y los resultados de la Liga SmartBank. Además, todo sobre la Fórmula 1 y el Mundial de Motociclismo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?