Sábado, 28 de Noviembre de 2020

Otras localidades

La distancia entre las comillas y la verdad

Se usan figuras retóricas estupendas y titulares llamativos que la gente aplaude por su ingenio o su contundencia, pero no por lo que tienen de verdad

Dos declaraciones como ejemplos: la de Pablo Casado acusando al Gobierno de usar a los consejeros como escudos humanos contra el virus, la de PSOE y Podemos acusando al PP de poner en riesgo la monarquía. ¿Por qué? Por la distancia que hay cada vez entre las palabras y los hechos. Una distancia peligrosa que no tiene que ver con la realidad pero ayuda a modelarla, y muchas veces lo que modelan los representantes es lo que se creen los representados. Así que se utilizan figuras retóricas estupendas y se colocan titulares llamativos que la gente aplaude por su ingenio o su contundencia, pero no por lo que tienen de verdad. La realidad es otra cosa y en lugares como el Congreso o el Senado se valora poco porque es muy aburrida, cuando lo meritorio ante un micrófono es conseguir hacer de lo sensato un buen discurso; aquí necesitamos lo sensacional, lo llamativo, lo que sale subrayado de la sede sin que nadie lo haya subrayado en la calle.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?