Martes, 20 de Octubre de 2020

Otras localidades

PEDRO SÁNCHEZ PEDRO SÁNCHEZ Sigue en directo la rueda de prensa de Conte y Pedro Sánchez
Opinión

¿Cuál es la excusa de los políticos de hoy?

"Para evitar que una minoría pudiera imponer al conjunto su posición se decidió que para todas las votaciones fuera necesario un "Quorum": Un número mínimo en la asamblea"

Existen muchos géneros en el mundo de las series de televisión. Están las románticas, las de espías, la ciencia ficción y también, entre otras muchas, las “series de Instituto”. Siempre hay alguna nueva, y es que para el inconsciente colectivo - sobre todo americano- el Instituto es el origen de todo. El punto neurálgico en el que nos definimos como personas, de tal manera que los roles que nos permitan sobrevivir en ese entorno marcarán para siempre el resto de nuestras vidas.

Porque en el instituto todo es arquetípico, primordial, eterno. 1982. La democracia en España es aún muy joven y nosotros también. En un instituto del País Vasco un grupo de chicos y chicas tratamos de sobrevivir a los exámenes y a la adolescencia en un entorno digamos problemático: reconversión industrial, terrorismo, huelgas frecuentes y muy pocas ganas de permanecer encerrados dentro de un edificio durante la mayor parte del día. A partir del mes de abril eran frecuentes los avisos de bomba que obligaban a desalojar. Se producían generalmente los viernes, hacia las 11, la hora del recreo y eran recibidos con regocijo general. Nunca se encontró ningún artefacto. Pero el punto de inflexión ocurrió como consecuencia de una huelga del personal no docente del Instituto.

Se formó la asamblea y los alumnos decidimos por mayoría solidarizarnos con sus reivindicaciones y empezar una huelga. Las cosas había que hacerlas bien, así que se aprobaron en ese mismo momento unas normas para la asamblea. Para evitar que una minoría pudiera imponer al conjunto su posición se decidió que para todas las votaciones fuera necesario un “Quorum”: Un número mínimo en la asamblea. La mitad más uno de los alumnos debía estar presentes para poder tomar cualquier decisión.

Éramos gente seria que estaba aprendiendo las reglas de la democracia. El conflicto surgió cuando el personal no docente llegó a un acuerdo y dejó la huelga. Nosotros nos reunimos como cada día para votar también el levantamiento de la huelga, pero “hete aquí” que en el momento en que se procedía al recuento del quórum y el número mágico estaba a punto de alcanzarse, algunos decidieron salir del aula. El quórum no se alcanzó y la huelga de alumnos en solidaridad con los no docentes debía continuar al no poder votarse lo contrario.

Mientras nosotros estábamos en la calle, el personal de la limpieza pasaba el trapo por los pupitres vacíos. La solución consistió finalmente en cambiar el orden de actuación y cerrar las puertas del aula antes de empezar a contar a los presentes en la asamblea. Conseguido el famoso quórum la huelga fue desconvocada siguiendo todos los procedimientos democráticos. Eso sí: Una semana después. Teníamos 16 años y estábamos jugando con las reglas a la democracia. ¿Cuál es la excusa de los políticos de hoy?

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?