Viernes, 04 de Diciembre de 2020

Otras localidades

LA PIZARRA DE JAVIER RUIZ LA PIZARRA DE JAVIER RUIZ Las razones y las trampas de Madrid en materia fiscal

De culpas y responsabilidades

La discrepancia respecto a las medidas a adoptar para frenar la propagación del COVID no es la causa del choque, es la manifestación de un choque planeado

CADENA SER

Hasta los padres separados que se odian, si conservan una pizca de buen juicio, evitan que los cascotes de sus guerras caigan sobre la cabeza de sus hijos. Quién tenga la culpa de su crisis pasa a ser secundario. No estamos teniendo suerte los habitantes de Madrid. La pelea de nuestras autoridades centrales y autonómicas ha volcado sobre nosotros toda su fiereza con un resultado desastroso: una ciudadanía desconcertada, irritada y perdida.

La responsabilidad de las autoridades es común, aunque no tengan todos la misma culpa, porque en el caso de Madrid, en esto de la culpa, no hay equidistancia posible. Desde su primer minuto, la Comunidad, bajo la presidencia de Díaz Ayuso, se convirtió en fortín. "Una España dentro de España", llegó a autodefinirse, desde la cual el PP presentaba batalla política al Gobierno para iniciar su carrera hacia el poder. Y eso ocurría ocho meses antes de la llegada del coronavirus. La pandemia no sólo no le distrajo de esa tarea, sino que la intensificó. Ha actuado más como frente de rechazo al Gobierno que como frente de rechazo al virus, que se ha paseado a sus anchas en medio de la incompetencia y el caos del equipo Ayuso, roto, cosido y recosido una y otra vez. Por tanto, no estamos ante un gobierno liberticida al que Ayuso se opone heroicamente, como repiten sus voceros, sino ante una rebeldía diseñada estratégicamente.

La discrepancia respecto a las medidas a adoptar para frenar la propagación del COVID no es la causa del choque, es la manifestación de un choque planeado. Y no es que el Gobierno central no haya cometido errores, porque los ha cometido y muchos. Pero, insisto, estamos ante una confrontación buscada que, por cierto, ha conseguido lo que pretendía: atacar al Gobierno y al propio Sánchez en una batalla con aspecto de igual a igual, en el mismo plano, con el resto de España muy lejos.

Más leña para la polarización y más desorden para el Estado de las autonomías. Pero así como las culpabilidades son muy distintas, la responsabilidad es compartida, porque transmitir a la sociedad mensajes contradictorios desde diferentes ámbitos del poder político en un caso de salud pública de extrema gravedad, con una vergonzosa guerra de cifras en medio, es, además de una locura, un fracaso de todos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?