Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Otras localidades

EGM EGM La SER lidera 2020 con su mejor resultado en tres años
Opinión

La culpa siempre es de los demás

"Nos quejamos por medidas arbitrarias, caprichosas y cambiantes por parte de los que toman las decisiones, pero muchas veces buscamos la forma de eludirlas sin preocuparnos demasiado por las consecuencias reales de nuestros actos que, al igual que los de los políticos, ya no pueden justificarse siempre por la ignorancia"

Casi todos los que pertenecemos a mi generación hemos tenido que oír a nuestros abuelos recriminarnos con la famosa frase: “Una guerra tenías que pasar tú”.

No sólo nos echaban en cara nuestros escrúpulos o nuestros gustos según ellos caprichosos, sino sobre todo nuestra poca capacidad de sacrificio.

Es una suerte no haber vivido una guerra y somos generaciones privilegiadas por ello. Quizás las primeras en muchos siglos.

Acertaban nuestros abuelos en parte, y en parte se equivocaban: Por lo que vamos viendo, nuestra capacidad de sacrificio si es grande, pero a veces algo caprichosa.

Se supone que vivimos en una segunda ola, y que hemos aprendido algo de aquella primera que nos cogió a todos por sorpresa. La suspensión de las clases en colegios y universidades antes del confinamiento hizo que miles de alumnos volvieran a sus casas por todo el país expandiendo el virus. No lo sabíamos en ese momento.

Ahora, meses después los estudiantes están de nuevo viajando de un lado a otro del país para disfrutar con sus amigos y familiares de unos días de fiesta por el puente de la Almudena.

Igual que ocurrió en el puente de la semana pasada, el próximo lunes por la tarde podremos ver vídeos grabados en las estaciones de media España con andenes llenos de padres y madres despidiendo emocionados a sus retoños que hábilmente decidieron salir de Madrid el jueves, antes de esos “cierres perimetrales quirúrgicos” sólo para días festivos. Vagones sin plazas libres circulando ahora en dirección contraria justo a tiempo de esquivar de nuevo las restricciones.

Llevamos obedientes nuestra mascarilla, e incluso procuramos no acercarnos demasiado a los desconocidos en un bar, ¿pero nuestros hijos?, ¿Cómo vamos a decirles que no se muevan de donde están si no tienen ningún síntoma?

¿Se nos ha olvidado quizás que al menos el 40% de los infectados son asintomáticos?

Nos quejamos por medidas arbitrarias, caprichosas y cambiantes por parte de los que toman las decisiones, pero muchas veces buscamos la forma de eludirlas sin preocuparnos demasiado por las consecuencias reales de nuestros actos que, al igual que los de los políticos, ya no pueden justificarse siempre por la ignorancia.

Y mientras llega el próximo puente, seguiremos debatiendo sobre cuantos muertos serían aceptables en Enero con tal de “salvar la Navidad”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?