Domingo, 17 de Enero de 2021

Otras localidades

La Ventana desde València

"Es un trabajo apasionante pero resulta durísimo consolidar una carrera científica en España"

La Ventana conmemora el 20 aniversario del Museo de las Ciencias de Valencia conversando con dos de las principales científicas del país: Pilar Mateo una química que ha patentado una pintura insecticida para controlar enfermedades como la malaria, el dengue o el mal de Chagas, y Elena Pinilla, experta en nanofotónica: 'Cuando miniaturizas materiales estos cobran superpoderes'

¿Se imaginan una pintura que salva vidas plantando a cara a enfermedades como la malaria? ¿0 una especie de chip prodigioso de nanopartículas de oro que ayuda a detectar cualquier patógeno en un tiempo récord?. Pues nada de eso es ciencia ficción, sino ciencia real que se realiza en España y sobre la que hemos conversado esta tarde en La Ventana desde el Museo de Ciencias de Valencia, para conmemorar su vigésimo aniversario. 

'Pilar Mateo y la pintura española que combate enfermedades transmitidas por insectos'

En muchos países de Africa y América Latina la llaman 'la pintura que salva vidas'. Y literalmente es así. La tecnología de 'micro-encapsulado de polímeros', patentada por la valenciana Pilar Mateo, ha permitido desarrollar un tipo de pintura que sirve para controlar enfermedades transmitidas por insectos, como el mal de Chagas, la malaria o el dengue.

Pilar es una de esas figuras que rompen el cliché del científico metido en un laboratorio y aislado del mundo. Doctora en Química por el CSIC y la Universidad de Valencia, su nombre figura en el ranking de las 100 mujeres científicas más importante del mundo, pero también es inventora, como le gusta definirse y empresaria.

'La ciencia tiene que ser cercana, tiene que entenderse y tiene que actuar', nos ha contado. Esa vocación de compromiso social ha llevado a Pilar a volcarse en la lucha contra enfermedades que guardan relación directa con la pobreza, 'un campo poco rentable desde el punto de vista económico', pero con un retorno impagable en términos humanitarios y de salud pública. 'Una de las grandes lecciones que nos ha enseñado el Covid19 es abrirnos los ojos ante la gran desigualdad porque la ciencia no trabaja igual en todas las partes del mundo, sólo con tecnología no se curan enfermedades endémicas que guardan relación con la pobreza, hay cosas básicas que siguen faltando: alimentos, higiene, condiciones de salubridad'. 

Con siete patentes y proyectos en más de un centenar de países, Pilar nunca ha pensado en arrojar la toalla, pero sí recuerda que más de una vez la falta de recursos estuvo a punto de dejar sus investigaciones en la cuneta. 'Nadie me ayudaba, me decían: 'tus balances son negativos', pero ¿cómo no lo van a ser si trabajas para salvar vidas en los países más pobres del mundo?'. 

Elena Pinilla, la física que trabaja con chips prodigiosos

Su reflexión enlaza con la de Elena Pinilla, vicepresidenta de la Real Sociedad Española de Física, investigadora del Instituto de Nanofotónica de la Universidad de Valencia y una de las principales divulgadoras científicas de España. 

'Para mi, la ciencia y la investigación es la profesión más apasionante del mundo, aunque me encanta hablar de mi trabajo sin me preguntan, yo no pretendo reconocimiento, sólo poder seguir dando lo mejor de mi y continuar con los proyectos. Consolidar una carrera estable en España es durísimo. Además las mujeres contamos con un hándicap añadido que es la maternidad. Dificulta mucho el tránsito de pasar de investigador junior a senior'. 

En el trabajo de Elena, el tamaño sí que importa pero a la inversa. Una de las películas que vió de jovencita y que le inspiró fue 'El chip prodigioso', un filme de los años 80 en el que un experimento empequeñecía al protagonista Dennis Quaid hasta el extremo de inyectarlo a bordo de una nave microscópica dentro de un ser humano. 'Ahí aprendí a decir la palabra 'miniaturización', nos ha contado entre risas.

Salvando las distancias cinematográficas, esa fantasía conecta con su trabajo en la actualidad, una de las tecnologías más punteras a nivel mundial: la nanofotofónica. 'Los materiales con los que trabajo no son visibles por supuesto al ojo humano pero ni siquiera incluso a través de muchos microscopios. Ten en cuenta que hablamos de cien mil veces menos que el grosor de un cabello humano. Lo más interesante es que al variar el tamaño de un material en muchos casos cambian sus propiedades, hasta el extremo que podemos decir que adquieren superpoderes'.

Unos superpoderes que, por ejemplo, hacen que las nano partículas de oro, además de cambiar sus propiedades ópticas pasando de un color dorado a una tonalidad rojiza, adquieran una capacidad formidable para transmitir la luz. 'Eso tiene múltiples aplicaciones para diseñar sensores, detectores de todo tipo en biomedicina por ejemplo. Algunos de los detectores más fiables y rápidos para detectar ahora carga viral de Covid19 están basados en esto'. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?