Martes, 21 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Estrenos Series | entrevista

Jaime Lorente: "El Cid se metería hoy en el Congreso con la Tizona y empezaría a repartir"

El actor se pone en la piel del personaje más allá de la leyenda en la nueva serie de Amazon Prime Video

Escucha la entrevista completa a Jaime Lorente

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Mil años después de que Rodrigo Díaz de Vivar comenzara su andadura como uno de los mitos fundacionales de España, su figura sigue despertando reacciones enfrentadas. Héroe para algunos, traidor para otros, la polémica siempre ha acompañado a este personaje unido inexorablemente a la historia de España. Amazon Prime Video estrena El Cid con la producción de Zebra, una de sus series más ambiciosas en la que conoceremos al hombre detrás del mito.

Carlos Bardem, Elia Galera, Alicia Sanz, y Juan Echanove, entre otros, completan el reparto de esta superproducción española en la que Jaime Lorente interpreta al Cid en su versión más joven. Después de triunfar mundialmente con La casa de papel y de refugiarse en el intimismo del teatro, el actor murciano afronta el reto más grande de su carrera con un personaje clave de nuestro imaginario colectivo.

El Cid es una producción enorme, rodaje en exteriores, miles de extras, de caballos… ¿Es el proyecto más grande al que te has enfrentado?

Sin duda. El nivel de producción es muy grande, mucha responsabilidad y mucha presión, espero que bien gestionada, ya veremos.

La labor de documentación para enfrentarte al Cid es complicada. De él se sabe muy poco, a través de la literatura, de El cantar del mio Cid, que está mezclado con la leyenda. ¿Cómo has preparado el personaje?

Ha sido un viaje fascinante. Yo conocía del Cid lo que todos tenemos en el imaginario colectivo, esta figura patria, muy politizada por una parte. Ha sido sorprendente, nada tiene que ver con lo que muchos nos han hecho creer, fue una figura mucho más interesante y relevante que el simple mote de ‘matamoros’, que me parece terrible, o de conquistador. Empecé a investigar y ha sido fascinante.

Decía Carlos Bardem que es un héroe, pero con las sombras y la forma de enfocar de la ficción del siglo XXI. Tony Soprano nos ha cambiado un poco a todos y este Cid tiene algo de héroe y antihéroe.

Totalmente. Además, definir a un personaje de hace mil años en términos contemporáneos es un poco tramposo. Hay algo mágico en representar a un héroe alejado del concepto de superhéroe que tenemos hoy en día, del concepto de capa con un superpoder que me ha dado la vida y estoy por encima del bien y del mal.

Todas las ficciones que se han hecho del Cid empiezan con la batalla, la épica… Aquí hay un plano interesante que habla de la maniobra política, la situación de las mujeres… Tu personaje al principio es un chavalín que está conociendo la vida.

Es maravilloso deconstruir la figura de la leyenda para contar la historia de una persona de verdad. Contamos batallas, guerras, pero también hay gente en su casa que se pueda sentir identificada.

Es inevitable la comparación con el Cid de Charlton Heston, de toda esa épica con la que Holywood quiso mostrar al personaje. ¿Veremos algo así en el futuro con la serie?

Los dos momentos a nivel de ficción de la película y la serie no tienen nada que ver. Estamos contando una historia mucho más humana, creo que había algo de la película que estaba supeditado a la epicidad y ya está. Aquí estamos contando una historia nuestra, y aunque le pese a la gente, yo soy mucho más el Cid que él porque soy de aquí. Ya sé que él es mucho mejor actor, más alto y más guapo, pero estamos contando una historia que nos pertenece.

Se nota una gran exigencia física de las batallas a campo abierto, fue un rodaje con mucha gente, con caballos… ¿Cómo fue el rodaje?

Ha sido muy duro. Mucha preparación física, mucho ensayo de caballos, de armas… Yo soy de Murcia y hemos rodado en Soria, y ha hecho mucho frío. La batalla la rodamos en una semana y media, y ese tiempo rodando todos los días lo mismo, con un nivel de concentración muy fuerte, porque es peligroso.

¿Os pilló el confinamiento en el rodaje?

Nos pilló a una semana y media de terminar. Fue todo muy raro, la forma física que tenía la perdí después de los dos meses de confinamiento a base de pizza.

El Cid ha sido un personaje muy politizado porque han querido que represente los valores de la cristiandad, Pérez Reverte ha sacado un libro sobre su figura, se ha usado como propaganda política, se ha llegado a comparar con Franco, ahora Vox lo recupera en los mítines… ¿Es complejo despolitizar un personaje así?

Yo creo que es complejo, pero uno solo tiene que fijarse realmente en la historia para que se despolitice él solo. Él fue un gran conciliador de culturas. Obviamente, hizo cosas terribles pertenecientes a la época, pero luchó más veces a favor de los árabes que de los cristianos. No es tan sencillo como eso, pero estaba todo envuelto de una forma política muy diferente. Por eso, recuperar esa figura para levantar ahora la banderita no es tan fácil.

¿A quién votaría el Cid hoy?

Yo creo que lo que haría sería meterse en el Congreso de los Diputados con la Tizona y empezar a repartir ahí.

Tiene algo de Juego de Tronos, hay incluso un intento de boda roja. Hay muchas cosas del Cid que nos hemos quedado sin saber, a la serie le vendría bien continuar.

La primera temporada es muy difícil porque tienes que presentar todo el contexto político y social para entender dónde se desarrolla la figura del Cid. Ahora la serie podría volar mucho más alto. Estamos deseando que Amazon diga ‘aquí tenéis la pasta, seguid rodando’.

Gracias a ese contexto histórico hemos podido saber más de la historia del Reino de León, y destaca el papel que tienen las mujeres como Urraca o Sancha, personajes femeninos que tuvieron mucho peso y están desarrollados.

Lo que me llama mucho la atención a nivel político es que tanto reyes como gente que nacía con privilegios estaban muy cerca de lo emocional. Hay reyes que iban al campo de batalla a luchar para defender su trono. Todos los conflictos emocionales personales de la nobleza estaban muy a pie de calle. En cuanto a la figura de la mujer, obviamente la serie podía haber utilizado la forma sencilla de contar que estaba por debajo del hombre, porque es lo que pasaba en la época, pero eso no quiere decir que en lo interno la mujer no estuviera luchando por ganarse un lugar diferente, y la serie lo hace.

¿Cómo es el cambio de la adrenalina de La casa de papel a entrar en este personaje?

Yo venía de hacer de Denver en La casa de papel que es un personaje de barrio, muy expresivo, de malas formas, con mucha liberta, y de repente me enfrento a un personaje muy simple, que es pura mirada, mucha contención, todo en pequeño... Hay que hacer mucho trabajo para llegar a eso, es totalmente diferente. Es como un juego de niños, me han dado la oportunidad de sugestionarme vivo, creía que estaba en la época y me lo he pasado muy bien.

Muchos actores decís eso de que la contención es algo difícil de conseguir. ¿Por qué?

Yo creo que la contención es una herramienta para comunicar. Es difícil porque puedes optar por dejar la cara parada y creer que estás contenido, pero no transmites absolutamente nada. Lo difícil de la contención es que sin ningún tipo de herramienta tienes que comunicar mucho, tiene que estar rellena de cosas.

Eres un actor muy joven, La casa de papel es un fenómeno internacional, has hecho un monólogo en el teatro con Matar cansa, ahora eres el Cid… ¿En qué momento estás como actor?

Estoy en un momento par disfrutar. Quiero tener tiempo libre para poder bajar a Murcia. Me estoy convirtiendo en un señor mayor con 29 años, pero es lo que me apetece.

¿Te has replanteado lo del tiempo libre con el confinamiento y la pandemia?

Muchísimo, sobre todo porque me encerré en casa como todos y echaba de menos las cosas que no hacía porque estaba currando demasiado. Ahora es el momento de reconducir un poco y de tener un equilibro.

Este año te hemos escuchado hablar de temas importantes como esta reflexión sobre el tiempo, también te has metido en temas políticos. ¿Has llegado a un momento como actor en el que crees que estás en una posición que te permite hablar de ciertos temas que antes no tratabas?

Sí, pero a veces luego me arrepiento. Cuanto más trabajo menos respeto siento por toda la parafernalia que rodea la profesión. Eso también incita a que se me escapen cosas de vez en cuando. Todo el pichiculeo que hay alrededor de las fiestas, del postureo… ¡Anda, iros a tomar por culo!

Tú defiendes mucho Murcia, allí hay una escuela de actuación y muy buenos actores, Carlos Santos o Eva Llorach. Está infrarrepresentada en la ficción. Este año está El año del descubrimiento, nuestra película favorita de 2020. ¿Te gustaría hacer más de murciano?

Me encantaría. Con El Cid me ha pasado que hemos rodado en Soria y otros sitios que a nivel de ficción no están representados, y hace que las cosas se engrandezcan. Madrid y Barcelona están ya muy manidas, hay mucha España y hay que contar España.

¿Es difícil que lleguen proyectos? ¿Has notado algún cambio desde el confinamiento?

Yo tenía dos proyectos que se cayeron como muchos otros. Llegan muchos proyectos muy malos, y yo conozco a gente que tiene ideas brillantes, pero nunca acaban en la mesa de un productor y cobran vida. Y luego te encuentras mierdas que dices ‘tío, ¿quién te está pagando esto? Llevas 50 años haciendo lo mismo’. Se hablan mucho de las caras conocidas a nivel de actuación, pero también hay mucho nombre demasiado conocido en dirección, guionista y producción. Hay que abrir.

¿Qué supone para ti el teatro?

Para mi es el templo, es lo más sagrado que hay, ahí no me para nadie y es lo que más disfruto.

Tu última función en el teatro es un proyecto muy personal. ¿Tienes en mente alguna adaptación o algo que te gustaría representar?

Con la compañía que he creado para hacer Matar cansa estamos investigando ya para ver cuál va a ser la siguiente producción, pero me gustaría que fuera una cosa muy familiar, no queremos meternos en muchos fregados.

Pones voz al tema principal de la serie, Romance, también has sacado hace poco dos temas más musicales. ¿También vas a probar como cantante?

Cuando vi El intérprete de Asier Etxeandia dije ‘yo también soy eso’, de alguna forma. Soy un intérprete y me gusta contar cosas como puedo, y la música me da la oportunidad de contar cosas que tengo ahí y le dan forma, pero vamos, no soy músico ni nada de eso.

En este año, que ha sido tan bueno de la ficción española, se ha hablado mucho de Patria, Antidisturbios, Veneno… no solo a nivel de calidad, sino de relevancia social y de debate que han creado. ¿Te hubiera gustado estar en alguna de ellas?

Me hubiera encantado estar en Antidisturbios, tengo unas ganas fortísimas de trabajar con Sorogoyen. En Veneno estuve a puntito de estar con una cosa chiquitita pero no pudo ser porque estaba rodando La casa de papel. Tengo unas ganas a los Javis también de la leche, me parece que lo que están haciendo, no solo a nivel artístico, sino también social, es muy fuerte.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?