Martes, 11 de Mayo de 2021

Otras localidades

Barco Open Arms

Tres semanas a bordo del Open Arms, el barco de la esperanza

Son muchas las personas que se siguen ahogando a diario en el Mediterráneo sin que nadie les preste auxilio. Esta es la misión número 82 de esta ONG que durante los últimos 5 años ha rescatado ya a más de 62.000 personas gracias a donaciones particulares y a la vocación de sus voluntarios

La periodista Mónica G. Prieto se embarca durante tres semanas navegando por el Mediterráneo y relatando el miedo, la angustia y las condiciones en la que muchas de estas personas son encontradas en alta mar

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La tercera semana de navegación del barco volvió a ser bastante agitada. Recogió a otras 181 personas a bordo de dos barcas, llegando a acoger en la cubierta a un total de 219 de diferentes nacionalidades. Mónica G. Prieto nos cuenta que “la mayoría huyen de la guerra, de la persecución étnica y de la inseguridad económica extrema”.

Las mafias organizadas les contactan y les trasladan a localidades como Zuwara o Zawiya, puertos de partida habituales, donde viven durante varias semanas. Les hacinan en hangares y les proporcionan algunos alimentos y provisiones de agua, aunque no a diario para que los traficantes humanos pasen desapercibidos. Los refugiados hablan de guardas armados y de malos tratos, y suelen pagar entre 700 y mil euros, según sus posibilidades, por persona y por un viaje que, les prometen, no se alargará más de dos días en alta mar hasta llegar a Europa.

Salvini será procesado por la Justicia italiana por impedir el desembarco de migrantes

El líder de la ultraderechista Liga será juzgado por el delito de "secuestro de personas" al haber bloqueado durante 19 días el desembarco de los 147 migrantes rescatados por el barco Open Arms en agosto de 2019

Ellos saben que la travesía es arriesgada, pero todos coinciden en una cosa: “lo que dejan atrás en sus países, y sobre todo en Libia, les da aún más miedo que morir en altamar”, explica Mónica García. 

Escuchamos los testimonios de varias personas a bordo, como el de Abu Baqr, un chico violado de tan solo dieciocho años, que había sido torturado en el campo de detención de Bani Waleed. El caso de Mohammad Massis fue uno de los que más les impactó. El niño, que tan solo tiene 10 años, es uno de los 41 menores no acompañados que llegaron al Open Arms, y también el más joven de ellos. Decidió viajar él solo desde Egipto a Europa, según él con el apoyo de sus padres, un relato que contrasta con las marcas de cigarrillos que se le detectaron en la piel, aunque según dijo las heridas se las había provocado él mismo.

Finalmente, el Open Arms anunció a los refugiados que las autoridades italianas habían accedido a ofrecerles puerto seguro en Pozzallo, en Sicilia. El barco de la ONG puso rumbo a la isla y a la mañana siguiente, al dar negativo en una prueba de antígenos a la que se habían sometido las 209 personas a bordo, se les dirigió a un crucero de cuarentena, mientras el Open Arms recibía una notificación según la cual debían permanecer en cuarentena en alta mar antes de regresar a España.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?