Martes, 15 de Junio de 2021

Otras localidades

Inmigración

La política de inmigración danesa: trabas para los solicitantes de asilo y planes 'antigueto'

Dinamarca aprobó la semana pasada una ley para abrir centros de solicitantes de asilo en terceros países. Pretende así que estos países acojan a los peticionarios hasta que se resuelva su caso. Ahora solo necesita países que apoyen esta medida que no deja de ser profundamente polémica

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Dinamarca ha dado un giro de 180 grados. Ha pasado de ser uno de los primeros estados en firmar la convención de Naciones Unidas para proteger a los refugiados, a hacerles la vida más difícil. El giro ha sido paulatino y empezó en 2015, pero la semana pasada aprobó una ley que plantea poder deportar a solicitantes de asilo a un tercer país, fuera de la Unión Europea.

No es la única medida que complica la situación de los refugiados. Dinamarca también ha revisado los expedientes de 1.200 refugiados sirios y ya ha comunicado a más de 300 que les retira la residencia. En la práctica, tendrán que volver a Damasco, porque el gobierno danés considera que es un "lugar seguro". "Hay una política obsesionada con la disuasión y no con la contención, que ya era de por sí discutible", explica Javier de Lucas, catedrático de Filosofía del Derecho y uno de los mayores expertos en materia de asilo e inmigración.

Lo llamativo es que estas propuestas las defiende el partido socialdemócrata danés. ¿Cuál es la explicación para que un partido progresista lance este tipo de propuestas? Albert Mora, investigador del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia, especialista en políticas de integración y que ha estudiado en detalle el caso danés sostiene que la clave está en la opinión pública de ese país. "Entre la población danesa existe la creencia de que hubo una aceptación en exceso de la diversidad y se desdibujaron los valores daneses. Por eso, hay una reacción contraria con todo lo que implica el multiculturalismo", explica este investigador. Dinamarca también pretende que no se pueda vivir en un barrio más de un 30% de población no occidental. La medida es polémica porque una vez aplicado un porcentaje, hay quien puede proponer otro, pero el debate de fondo está ahí.

¿Se puede evitar que la inmigración se concentre sólo en algunos barrios? Ese fue el reto que asumió Hamburgo y el MIT le dio la herramienta para conseguirl, gracias al proyecto CityScope. Con la crisis de los refugiados, llegaron a la ciudad alemana setenta mil refugiados sirios, pero la capacidad de la ciudad era limitada. Sólo podía acoger a diez mil. Luis Alonso, investigador del Grupo de Ciencia de las Ciudades del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts)coordinó ese proyecto y señala que la clave fue trabajar con todos los actores implicados. "Todos el espectro político de los siete distritos de Hamburgo participaron. Se sumó la academia, la industria, la sociedad civil. Entre todos buscaron lugares para integrar a estos ciudadanos. Tres años después, podemos concluir que la integración fue un éxito total", explica.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?