Viernes, 30 de Julio de 2021

Otras localidades

CENTENARIO BERLANGA

Las 8 películas favoritas de Berlanga

Los títulos imprescindibles del gran cronista audiovisual del siglo XX

Fotograma de 'La escopeta nacional'

Fotograma de 'La escopeta nacional' / CADENA SER

De Luis García Berlanga se ha dicho que fue uno de los mejores sociólogos que ha tenido España. Sin necesidad de manejar datos estadísticos ni tablas supo retratar como nadie la idiosincrasia de nuestro país y de nuestros gobernantes. Su cine ha repasado la historia española de pie convirtiéndose en un cineasta subversivo precisamente con haber sabido contar las penurias de sus habitantes con grandes dosis de ironía y guasa. Estas son nuestras ocho películas favoritas:

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

1951, Esa pareja feliz

Aunque se rodó en 1951 la película tardaría dos años en estrenarse ya que el retrato de la realidad española que mostraba no podía ser más amargo. Fue la primera película de Berlanga, dirigida a medias con su amigo Juan Antonio Bardem.

1953, Bienvenido Mister Marshall

Aunque estaba escrita a medias con Bardem, Berlanga la dirigió ya en solitario y en ella se pitorreaba del aislamiento internacional español. La película compitió en el festival de Cannes donde recibió un premio a la mejor comedia, a pesar de las protestas del actor Edward G. Robinson que era miembro del jurado y que, como el embajador, también se había sentido ofendido por lo que él consideraba una burla hacia su país. De hecho la cosa acabaría en comisaría.

1957, Los jueves milagro

En un pequeño pueblecito español se inventan unas apariciones milagrosas de un santo, San Dimas, para atraer así a los visitantes a su balneario como si fuera Lourdes o Fátima. Un argumento así le provocó a Berlanga muchos dolores de cabeza con la censura que le tumbó varias versiones del guion.

1961, Plácido

Fue la primera película en la que trabajaron juntos Berlanga y Azcona y nació a partir de una campaña que en los años 50 hizo el régimen franquista con el lema de “Siente a un pobre a su mesa” y con la que animaba a los ciudadanos a practicar la caridad en Navidad. Placido no solo es una comedia divertidísima sino también una crítica salvaje del fariseísmo de la burguesía y de una España gobernada por los principios católicos. Fue nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa y según contaba Berlanga marcó lo que él consideraba el momento cumbre de su carrera. Cuando se vio rodeado de los grandes directores de Hollywood que le agasajaban en el cóctel que ofreció la Academia en Los Ángeles.

1963, El verdugo

Berlanga rodó El verdugo en un momento muy delicado para el franquismo. Poco antes había sido detenido y condenado a muerte Julián Grimau, dirigente del Partido Comunista en la clandestinidad. Un hecho que provocó reacciones de protesta en el exterior. Por eso muchos, fuera y también dentro de nuestro país, vieron en El verdugo una crítica no solo a la pena de muerte sino a la totalidad del régimen de Franco y a la sociedad que había creado.

1978, La escopeta nacional

Berlanga ambientó la historia de esta película en una de esas cacerías del franquismo que se convertían en centros de poder donde los empresarios y los políticos hacían sus negocios. Con La escopeta nacional Berlanga y Azcona se reían a su estilo de los tecnócratas, del Opus Dei, de la aristocracia decadente y por supuesto de la corrupción política. La película nació de una anécdota real que le contaron al director. Fue la película más taquillera de Berlanga y daría pie a una trilogía con los estrenos posteriores de Patrimonio nacional y Nacional 3, que contaban las peripecias del Marqués de Leguineche y de su familia en los convulsos años de la Transición.

1985, La vaquilla

La Vaquilla era una vieja espina que el director no consiguió sacarse hasta la llegada de la democracia a España ya que el guion lo tenía escrito desde los años 50. Berlanga quería desdramatizar la Guerra Civil, mostrando toda su miseria y su amargura, pero sazonándola a la vez con buenas dosis de humor. Con La Vaquilla Berlanga disfrutó del presupuesto más alto de su carrera. Alfredo Matas era su productor.

1993, Todos a la cárcel

Con esta farsa esperpéntica en la que antiguos presos políticos, ahora bien situados en el poder, compartían un fin de semana en la cárcel con los presos comunes en unas jornadas conmemorativas, Luis García Berlanga ganó el Goya al mejor director, el único de su carrera. La película se rodó en la prisión valenciana de Picassent y con los propios presos haciendo de extras.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?