Viernes, 30 de Julio de 2021

Otras localidades

Biotecnología

Así se fabrican soldados a medida

No reparamos en ellos pero, en su dimensión, mantienen cruentas batallas en nuestro beneficio. Juan José Millás visita una bio fábrica de insectos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Desde que entramos hasta que salimos no se escucha otra cosa más que zumbidos. De los motores que enfrían las enormes cámaras frigoríficas y de algunos de sus habitantes: los abejorros.

Agrobío es una de las empresas más importantes de Europa en biocontrol de plagas. Con fábricas en Marruecos y Turquía, exportan insectos a más de 30 países. Pionera en la cría de abejorros polinizadores, unos 60 millones de unidades al año. José Antonio Santorromán es su fundador y nuestro cicerone en la empresa por la que apostó cuando nadie daba un duro por ella porque, por entonces, se apostaba más por los remedios químicos en la agricultura.

Empezamos por ese ser aparentemente solitario que es el abejorro. Elegido por descarte para la función polinizadora. “Son más resistentes, más fuertes y no le hacen ascos a la flor del tomate”. El objetivo es formar una colmena en la que la reina y sus obreras trabajen para que, una buena polinización, de como resultado unos pimientos, pepinos o berenjenas perfectas en forma y sabor.

Ana Arévalo, Juan José Millás, Pilar Santorromán y Santi en su invernadero en Almería / Paqui Ramos

Antes de llegar al invernadero cumplen su ciclo de vida a lo largo cuatro estaciones programadas. En cuestión de semanas pasan del otoño (fecundación) al invierno (hibernación). De la primavera (despertar) al verano (nacimiento y selección de nuevas reinas). En su mundo las hembras son las que mandan y las que trabajan (y las que pican). Los machos los que fecundan y mueren. Mientras están aquí se alimentan de jarabe y de churros de polen que preparan en una sala anexa. Tener la comida al alcance no les hace perezosos a la hora de salir a buscarla en el invernadero. Todo lo contrario.

En otro bloque anexo la luz cambia. Dentro de esas cámaras se acumulan bandejas llenas de bichitos de nombres complicados (bendito orius). Son depredadores. Criados y alimentados para salir a luchar contra pulgones, trips, mosca blanca, araña roja, hongos y cualquier otro insecto que, por la globalización, pueda llegar en cualquier momento y aparecer en cualquier planta que agricultores como Santi (Punta de la Muela) revisan a diario. “En la naturaleza una golondrina come mosquitos y los mosquitos no saben cómo evitarlo. Un producto químico puede matar mosquitos pero éstos pueden hacerse fuertes y en un par de generaciones sobrevivir” Es la forma clara y tajante en la que Ana Arévalo (Agrobío) explica por qué es tan importante utilizar estos métodos y prescindir de otros más agresivos que, a la larga, no sirven.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?