Hora 25Cuelga tú
Opinión

Caso Monasterio, si es burdo no es delito

¿Sienta jurisprudencia dar por hecho que la gente debe de saber detectar una estafa, así que el estafador no es culpable del mismo modo que el estafado no puede ser víctima?

Caso Monasterio, si es burdo no es delito

Caso Monasterio, si es burdo no es delito

03:13

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1624914226551/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Es una de las noticias judiciales del año. Me ha recordado a otra que se dio en Galicia, cuando absolvieron a un camello de vender droga porque la había cortado tanto que aquello no se podía considerar nocivo: ni colocaba, ni deprimía, ni nada. Hay que decir que el camello hubiera preferido ser condenado, porque como es obvio cuando salió del juicio su clientela quería romperle las piernas. Hay diferencias sustanciales, la primera de ellas es que la reputación del camello nunca se recuperó. Monasterio sin embargo hoy estaba orgullosa de que la denuncia contra ella no hubiese sido admitida a trámite. Mejor ser "burda y perceptible", según el tribunal, que condenada. Tanto entonces como ahora la pregunta: ¿qué pasa con los clientes? ¿Exige el tribunal la misma inteligencia a los técnicos a los que Monasterio quiso colarle la falsificación? ¿Sienta jurisprudencia dar por hecho que somos todos medianamente listos para detectar una estafa, así que el estafador no es culpable del mismo modo que el estafado no puede ser víctima? No es posible que hubiese confusión, dice el tribunal. Cabría una pequeña condena aquí: preguntarle a Rocío Monasterio por qué lo hizo, y esperar su respuesta.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad