Hora 25Cuelga tú
Opinión

Bella Otero en el Ballet Nacional

Murió pegándole a los fotógrafos con un bastón cuando los veía, y dejó una frase maravillosa: "Sólo tuve dos pasiones: una ganar, la otra perder".

Bella Otero en el Ballet Nacional

Bella Otero en el Ballet Nacional

03:32

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1625168810730/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

El Ballet Nacional ha puesto sus ojos en una de las mujeres más asombrosas de nuestra historia, Agustina Otero, aldeana de Valga, en Pontevedra, violada de niña por Venancio Romero, O Conainas. Los asaltos de una clase social a otra, hacia arriba, es uno de los ejercicios más fascinantes de la historia. Agustina Otero era una mujer de la limpieza que fregaba el suelo que pisaban los hombres y acabó convertida en una leyenda europea, Carolina Otero, la Bella Otero, reina de cabarets y casinos de Paris que dejó un reguero de siete hombres muertos, entre ellos príncipes y banqueros, por culpa de ella: se suicidaron al no poder retenerla. Gastó toda su fortuna en los casinos junto a Harpo Marx. Se negó a envejecer, así que se encerró para siempre al cumplir cincuenta años. Murió pegándole a los fotógrafos con un bastón cuando los veía, y dejó una frase maravillosa: “Solo tuve dos pasiones: una ganar, la otra perder”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad