El cine en la SEREstrenos Cine
Cine y TV

'Charlatán', ascenso y caída del "gurú de la orina"

Agnieszka Holland dirige una cinta basada en hechos reales sobre el curandero checo Jan Mikolásek

Fotograma de 'Charlatán' / VerCine

Agnieszka Holland, la directora y guionista de cine y televisión polaca, lleva a las pantallas Charlatán, la historia basada en hechos reales de Jan Mikolášek. Un curandero checo que dedicó su vida a diagnosticar enfermos a través de su orina y a tratarlos utilizando plantas medicinales.

"Charlatán era un término usado por la propaganda comunista, que intentó desacreditarle por muchas razones. Una era practicar la medicina alternativa, pero otra importante era que era diferente de los ciudadanos uniformados. Checoslovaquia era una sociedad muy colectivizada, muy pura desde un punto de vista comunista. No se permitía la riqueza, no se permitía en absoluto ser diferente, sin embargo, él era un hombre muy independiente, por lo que irritó enormemente a la policía. Así que cuando su protector, el presidente Zápotocký, murió, saltaron a por él. Pero como era muy popular entre la gente primero prepararon su caída llamándole a través de la propaganda parásito y charlatán", cuenta Holland.

Desde que curó la pierna de su hermana salvándola de la amputación siendo un adolescente, supo que tenía el don y que tenía que explotarlo. Aprovechó sus amplios conocimientos sobre plantas y la formación que le proporcionó una curandera que utilizaba los mismos métodos para convertirse en uno de los mayores sanadores de su tiempo. Dedicó toda su vida a tratar sin distinción a ricos y pobres, tanto a los nazis durante la ocupación como a los comunistas después de la guerra. Lo que le hizo impopular entre las altas esferas. Perseguido y boicoteado por la policía a través de la propaganda, Mikolášek tuvo que demostrar en varias ocasiones, ante comités, la veracidad de sus habilidades.

Es habitual ver en el cine de Holland historias enmarcadas en momentos históricos donde las dictaduras, ya sean nazis o comunistas, someten a las personas a tensiones y conductas intensas y complejas. Cintas con grandes dosis de realidad, muchas veces sobre genios que existieron realmente y el precio que tienen que pagar por el don que poseen. Y Charlatán se enmarca a la perfección en estas características.

Mikolášek es un individuo frio y calculador, que no acaba de mostrar sentimientos ni en la relación amorosa que mantiene con su asistente. Un gran genio fuera de control que generó un gran interés en la directora cuando descubrió su historia. "Creo que su don era real", dice, "por supuesto él era también pretencioso y estaba usando su don para crear su estatus, y creo que su megalomanía era mayor que su don, pero a pesar de todo tenía un talento especial. Y eso es lo que me intrigaba, también en anteriores de mis películas como Total Eclipse o Copying Beethoven, qué precio está pagando por ese don especial, por ser una especie de genio en su campo. Esa era una de las preguntas que era importante para mí al hacer la película".

Y también en anteriores de sus películas se ha hablado de regímenes totalitarios, algo muy a la orden del día, en especial del comunista, que ha quedado a la sombra del nazismo. "El comunismo, el fascismo o diferentes tipos de ideologías o regímenes autoritarios tienen diferentes formas en diferentes tiempos, pero a la vez tienen métodos muy similares y el objetivo de reducir al ser humano a una especie de herramienta o juguete que puedes manipular. El poder no está para servir a la gente, sino para manipularla y aislarla. En Europa central esta experiencia con diferentes regímenes se siente creo extremadamente fuerte en el presente como una posibilidad y como parte de nuestro ADN. Pero toda Europa es susceptible a este tipo de peligro. Así que creo que lo que muestro en Charlatán es algo relevante para nuestros tiempos, también desde este punto de vista político".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00