Sábado, 22 de Enero de 2022

Otras localidades

Video rebelde con causa

Ryan Reynolds interpreta en Free Guy a un personaje de videojuego que no acepta su destino

Ryan Reynolds y Jodie Comer, protagonistas de Free Guy

Ryan Reynolds y Jodie Comer, protagonistas de Free Guy / Walt Disney Studios

Free Guy es un batido cinematográfico que mezcla elementos de El show de Truman y de Ready Player One de Steven Spielberg. Si el espectador es algo más veterano le recordará también a Tron, aquella película del año 1982 dirigida por Steven Lisberger y protagonizada por Jeff Bridges y de la que se hizo una continuación en 2010.

Como le pasaba al personaje de Jim Carrey en El Show de Truman, el de Ryan Reynolds vive sin saberlo en un mundo falso y artificial. En su caso su vida transcurre dentro de un videojuego y él es un NPC, es decir, un personaje no jugador destinado a ser tiroteado o pasar desapercibido. No tiene otra función. Sin embargo, un día algo ocurre. Se enamora del avatar de una jugadora real y comienza a tomar conciencia de sí mismo, a preguntarse quién es y cuál es su lugar en ese mundo.

El director Shawn Levy ya demostró en la trilogía de Noche en el museo que es un realizador que se mueve con soltura en esas historias de personajes y seres que inesperadamente cobran vida y sabe sacar el suficiente jugo a la historia sin buscar más elementos trascendentes.

Ryan Reynolds, protagonista de Free Guy / The Walt Disney Studios

En el reparto, además de Ryan Reynolds haciendo de hombre ingenuo y buenazo, muy distinto a su descarado Deadpool, destaca Jodie Comer, la protagonista de la serie de televisión Killing Eve, y Taika Waititi, el ganador del Oscar al mejor guion adaptado por Jojo Rabbit, y que en Free Guy interpreta al histérico propietario de la compañía que vende el videojuego y que ve como ese personaje, destinado a ser insignificante, puede arruinar su negocio. Y ojo también al divertido cameo que hace Blake Lively, mujer de Ryan Reynolds en la vida real.

Free Guy tiene un planteamiento inicial que podría derivar hacía una película con un profundo contenido metafísico, pero, lógicamente, tratándose de un producto Fox-Disney, se queda en una historia de acción y de entretenimiento puro y duro, que se ve con agrado y cuyo metraje pasa volando. Tan rápidamente como se olvida.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?