Hora 25Actualidad
Opinión

No sin las mujeres, no

Las opiniones públicas tienen más capacidad de presión de lo que queremos admitir y millones de hombres se apoyan también en este rechazo. Podemos evitarlo. Podemos insistir una y un millón de veces en que no es decente y que no lo aceptaremos. No sin las mujeres, no

No sin las mujeres, no

No sin las mujeres, no

01:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1630345128322/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Buena parte de los especialistas en Afganistán explican en estos días que los talibanes y el ISIS no sólo son organizaciones distintas, sino que tienen ahora intereses contrapuestos. Los talibanes aspiran a gobernar su país, algo para lo que no necesitan practicar el terrorismo, sino el autoritarismo religioso. Mientras que el ISIS aspira al liderazgo del yihadismo en todo el mundo islámico y utiliza el terrorismo como su principal arma de combate. Es decir, los talibanes en Afganistán necesitan obtener reconocimiento internacional y según esos especialistas, están en el mismo barco que China, que Rusia o que occidente en el combate contra la estrategia terrorista. Si uno lee esos artículos con cuidado, reparara inmediatamente en que lo que están anunciando es que los talibanes ofrecen seguridad fuera de sus fronteras a cambio de poder gobernar su propio país a su manera, de acuerdo con su peculiar interpretación de la ley islámica. Una interpretación que implica someter a las mujeres y las niñas afganas a un régimen de tutela por el que pierden cualquier condición de ciudadanas y quedan poseídas de sus derechos más fundamentales. Ese es el punto esencial en el que deberemos enfrentarnos en los próximos meses y en el que las mujeres de todo el mundo deberíamos tener algo que decir. Por ejemplo "no sin las mujeres ningún acuerdo ni trueque de seguridad para nosotros a cambio de sus derechos". Las opiniones públicas tienen más capacidad de presión de lo que queremos admitir y millones de hombres se apoyan también en este rechazo. Podemos evitarlo. Podemos insistir una y un millón de veces en que no es decente y que no lo aceptaremos. No sin las mujeres, no. 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad