El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV
Festival Venecia

'El último duelo', la película que muestra al Weinstein de la Edad Media

Ben Affleck y Matt Damon escriben y protagonizan la película de Ridley Scott, una brillante deconstrucción de un caso de violación que acabó en un duelo a muerte y que ha sido el bombazo final del Festival de Venecia

Ben Affleck, Jodie Comer and Matt Damon arrive at the 78th Venice International Film Festival on September 10, 2021 in Venice, Italy / Pascal Le Segretain (Getty Images)

Dos días consecutivos lleva Venecia hablando de violaciones, consentimiento y violencia contra las mujeres. Ayer lo hacía el cine francés con una modesta pero atractiva propuesta en Les Choses humaines, y hoy lo hace a lo grande Ridley Scott con El último duelo, película presentada este último día en el Festival de Venecia y que se presenta fuera de concurso.

Ben Affleck y Matt Damon se han unido de nuevo como guionistas, después de ese Oscar que lograron por El indomable Will Hunting, y actores para la adaptación de una novela de Eric Jager sobre un caso real de una mujer, Marguerite de Carrouges, que denunció a Jacques Le Gris, amigo de su marido, Jean de Carrouges, de haberla violado en la Francia del siglo XIV. A la pareja de amigos se unió en el guion Nicole Holofcener, guionista de ¿Podrás perdonarme algún día?, que introdujo el punto de vista femenino para esta historia que recuerda a cualquiera de los múltiples relatos escuchados tras el estallido del movimiento Me Too, o los relatos de cualquiera de las víctimas del caso Weinstein, productor con el que tanto Damon como Affleck han trabajado.

Emulando al gran Kurosawa en Rashomon, El último duelo cuenta los hechos a través de los ojos y el relato de los tres protagonistas. Los dos hombres, el marido y el violador, que acabaron en un duelo a muerte para solventar ese problema de honor o propiedad, como se escribe en el filme. Y se añade el más interesante, el de la mujer, la víctima de la violación, un personaje interpretado por la actriz Jodie Comer, en un registro completamente diferente del de la serie Killing Eve.

Ben Affleck, que ha sido una de las sensaciones de los fotógrafos y las redes sociales en las últimas horas, defendía en la rueda de prensa que él es feminista. "Me considero feminista y, si esta era una película interesante, es por el papel de Marguerite, su fuerza y su valentía", ha dicho Affleck. "Es una historia importante e increíble, clásica en términos de narrativa: ante una gran injusticia una mujer decide alzar la voz y buscar justicia poniéndose a sí misma en riesgo, el hecho de que sea un hombre poderoso quien abusa de ella parecía algo relevante en la actualidad y que podía generar catarsis y empatía", ha señalado.

"Durante muchos años las mujeres no han sido vistas como seres humanos iguales y hay vestigios de esa mirada que permanecen en la actualidad", ha subrayado Affleck, al tiempo que ha admitido que no querían ser "demasiado didácticos ni aburridos" al respecto.

La película muestra las tres perspectivas y cuenta el mismo hecho con miradas y percepciones diferentes. El derecho de los hombres sobre las mujeres, la falta de sororidad entre las mujeres en la edad media o la violencia contra ellas en la época emanan de las tres relaciones. Los villanos, ese conde teñido de rubio que interpreta Affleck, o los dos gañanes soldados como son los personajes de Adam Driver o Matt Damon, quedan como patanes y señoros que ya son de otra época. Ridley Scott, director de películas como Alien, Gladiator, firma una secuencia final impresionante en la que acaban luchando a muerte ambos machos. 

Sin duda, lo que cobra más fuerza es la escena de la violación, contada de tres maneras distintas en cada una de esas partes. Casi como un festín erótico de resistencia en la de Adam Driver, el violador, o como una humillación al hombre más que a la mujer en el caso de Matt Damon, y como un acto terrorífico y desgarrador en el caso de la mujer violada. Esa historia es "La Verdad", según reza el título con el que empieza ese tercer acto. La verdad de las mujeres, silenciadas por miedo a no ser creídas, como vemos en la escena del juicio donde se insinúa que la culpable de ser violada es ella misma. O por miedo a las consecuencias -en este caso del marido, pero en otros de sus jefes, compañeros o de la propia sociedad. El último duelo es un portentoso producto cinematográfico que va a dar mucho que hablar en este nuevo Hollywood.

Pepa Blanes

Pepa Blanes

Es jefa de Cultura de la Cadena SER. Licenciada en Periodismo por la UCM y Máster en Análisis Sociocultural...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00