Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Fotoperiodismo

La mirada ética de Pilar Aymerich: "Nunca fotografiaré a la extrema derecha"

Desayunamos con la fotoperiodista, ganadora del Premio Nacional de Fotografía 2021

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Su padre decía que la niña era rara, porque casi no hablaba y miraba mucho. Era como un mochuelo. Y a eso, precisamente, es a lo que ha dedicado su vida esa niña rara de Barcelona. Pilar Aymerich nos recibe en un principal del barrio de Gracia, una casa típica de esos pisos de la Barcelona modernista, suelos de baldosa hidraúlica, techos altos... En el pasillo hay vitrinas con centenares de cámaras fotográficas que colecciona desde hace año. Finalmente "tuve la mirada de mochuelo porque los mochuelos ven en la oscuridad y no se les escapa un detalle. Soy lenta trabajando pero cuando veo la foto, disparo". Nos sentamos frente a una cristalera, en su estudio fotográfico rodeadas de material para las sesiones de retratos, también míticos en su carrera, y con ampliaciones de algunas de sus fotos más icónicas. Como la de los obreros de la construcción, en manifesticación bajando por la calle Ferran desde la plaza de Sant Jaume. "Vi la foto de los obreros protestando y de fondo los carteles de las tiendas, la Barcelona modernista. Era una buena foto". La mandó a la revista 'Triunfo' donde colaboraba con Manuel Vázquez Montalbán, que la llamó al día siguiente y le dijo "Pilar, ¿eres consciente de la foto que has hecho?". Esa primera fila de obreros con el puño en alto eran los dirigentes sindicales en la clandestinidad.  No se puedo publicar. "Esa foto era Bertoluci, antes de Bertoluci". Pilar es fotógrafa las 24h del día, a eso ha dedicado su vida y esa es su mirada. Ella ha retratado a grandes personajes de la cultura catalana y española, a políticos, intelectuales... Hacía un tándem perfecto con la escritora y periodista Montserrat Roig que describía su mirada como mitad bruja, mitad gata. Era tal la compenetración de ambas que cuando iban a entrevistar a alguien, se llamaban incluso para pensar qué se ponían. "Tejíamos una complicidad con los entrevistados" para que al final acabasen incluso contando lo que no querían contar.

Aymerich que ha retratado las grandes movilizaciones contra el franquismo y la transición, se ha marcado una linea roja. Su mirada como fotógrafa no es subjetiva, pero sí ética. Tiene muy claro que no va a retratar a la extrema derecha. No quiere contribuir a darles visibilidad.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?