Miércoles, 01 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Reforzar nuestro sistema de salud es ya una emergencia nacional

Miles de sanitarios que habían sido contratados para la crisis han sido despedidos. La asistencia primaria, la que está soportando mayor presión, una vez que los hospitales recuperan cierta normalidad, vuelve al nivel de precariedad en el que estaba antes de la pandemia

Reforzar el sistema de salud es una emergencia nacional. / Àngels Barceló

Recuerdo, al poco de empezar la pandemia, que en una de las comparecencias del presidente del Gobierno en el Congreso, Pedro Sánchez anunció una comisión para analizar la situación de la sanidad pública para hacer los ajustes necesarios, dijo, para fortalecerla cuando pase la crisis del coronavirus. Fue el 18 de marzo de 2020, caminábamos en los primeros días de un desconocido estado de alarma y se habló de la elaboración de un libro blanco de la sanidad, para proteger nuestro sistema público de salud.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Estamos en noviembre de 2021, la pandemia ha pasado por encima de nosotros como un tsunami del que apenas empieza a retirarse el mar y podemos respirar un poquito. El sistema de salud, con todos sus problemas, sus recortes, junto con la ciencia, también con todos sus problemas y su infrafinanciación, son los que nos han sacado de esta. España es ejemplo en todo el mundo por el nivel de vacunación, lo que está suavizando, aquí, esta nueva ola que vuelve a arrasar a Europa, y ha sido posible gracias al empeño de la gente pero, sobre todo, gracias a un sistema de salud que organizó y puso en marcha una vacunación masiva sin precedentes.

RECORTES EN SANIDAD

Las comunidades prescindirán del 40% de sanitarios que se contrataron por la pandemia.

Pero con el fin de la pandemia, al menos con el fin de lo más duro, volvemos al punto de partida. Miles de sanitarios que habían sido contratados para la crisis han sido despedidos. La asistencia primaria, la que está soportando mayor presión, una vez que los hospitales recuperan cierta normalidad, vuelve al nivel de precariedad en el que estaba antes de la pandemia. Y esto se traduce en listas de espera de meses, citas con el especialista que se demoran hasta un año y todo con un agravante, el enorme atasco que provocó el COVID, con diagnósticos y operaciones aplazados y una posible ola de gripe que el año pasado las medidas de protección evitaron. Y sumemos a esta la desigualdad entre comunidades. Y todo junto nos deja un mapa sanitario de España más que preocupante.

No debería demorarse demasiado la revisión de la situación de nuestra sanidad, porque no hace falta rascar mucho para darse cuenta que lo que ha sido nuestra principal fortaleza en la lucha contra la pandemia se ha debilitado de nuevo y además se encuentra con los profesionales exhaustos, agotados a los que les han quitado inmediatamente el refuerzo que les permitía respirar.

Aquel 18 de noviembre de 2020, ante un hemiciclo prácticamente vacío por la pandemia, Pedro Sánchez dijo "Reforcemos nuestro sistema de salud". El refuerzo ha durado lo que ha durado la pandemia, y volvemos al punto de partida, bueno no, porque ya nada es lo mismo, porque el músculo de la sanidad está agotado y porque nosotros cada vez necesitamos más atenciones por la factura que nos ha dejado el virus.

Así que reforzar nuestro sistema de salud es ya una emergencia nacional.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?