Martes, 07 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Enmienda de desmemoria

Xavier Vidal-Folch reflexiona sobre la Ley de Aministía de 1977

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Desacierto total. Reabrir la ley de amnistía de 1977 carece de todo sentido común. Y aún peor hacerlo por la puerta de atrás, con una enmienda sorpresiva a la ley de memoria democrática. En política solo valen las cosas útiles. Que benefician a los ciudadanos. Y no las cosas inútiles, que les perjudican. Tenemos que apurar ese principio de la utilidad. Como en economía, el beneficio procurado por una medida debe superar, desbordar, multiplicar su coste. Y no al revés. El ministro de la Presidencia asegura que la enmienda no tiene ningún efecto. Que no cambia el Código Penal, ni prospectiva; ni retrospectivamente, algo imposible en la ley penal. Y la pretensión de que en esto hay que adecuar la legislación española a la internacional es superflua: ya lo está. Los crímenes de guerra, de lesa humanidad y el genocidio --aprobados como tales delitos imprescriptibles por la comunidad internacional en 1998-- ya son delitos en España. Si esa enmienda carece de efectos, es inútil. Sobra. Sobra doblemente: sugiere que alguien quiera destruir el fundamento de nuestra democracia: su pilar fue la reconciliación, y ésta se plasmó en la amnistía de 1977, luego en la Constitución. Fue una iniciativa de la izquierda, con la abstención de los populares. Pacta sunt servanda: los pactos hay que cumplirlos. Y el primer pacto obligatorio es el que uno contrae consigo mismo. Si lo rompe, no es de fiar. O ha perdido la memoria y el tino.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?