Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Chatbots

Los fantasmas que alimentan la crispación

Mariluz Congosto, doctora en Telemática de la Universidad Carlos III de Madrid y analista de datos sociales, nos habla sobre las nuevas artimañas que contaminan la política

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Las artimañas políticas no sólo se desenvuelven entre sobres y libretas, el mundo analógico ha dado paso a nuevas malas prácticas en el campo digital. La digitalización ha llegado hasta tal punto que estos nuevos vicios no los desempeñan personas, las redes sociales están plagadas de robots que actúan por ellas.

El País publicó esta semana que Twitter tuvo que suspender más de veinte bots que apoyaban al PSOE e insultaban a periodistas. El partido se desvinculó de estas cuentas, pero la realidad pone de manifiesto el papel de las propias redes sociales y su responsabilidad en crear espacios “limpios” de este tipo de usuarios fantasmas que difunden mensajes de odio.

Es un debate con muchas aristas. En primer lugar, la obligación que tienen las propias redes en perseguir este tipo de prácticas. A continuación, los derechos del propio usuario y si el anonimato es un derecho en internet o, por el contrario, tendría que saberse quién hay detrás de cada cuenta. La proliferación de este tipo de usuarios ha sido aprovechado por determinados sectores ideológicos para acosar, difundir bulos y polarizar a la sociedad. Y, por último, la vertiente más técnica que está relacionada con la programación de esos bots y la poca complejidad que requiere.

Mariluz Congosto, doctora en Telemática de la Universidad Carlos III de Madrid y analista de datos sociales nos habla sobre estas artimañas políticas. Sobre la noticia de esta semana Mariluz cree que "es una persona obsesionada con el PSOE, un militante desquiciado. Por lo que ha analizado, utiliza un máximo de 20 perfiles, utiliza fotos de mujeres guapas para llamar la atención, siempre con el mismo método de ensalzar a Pedro Sánchez e insultar a otro tipo de personas.

Sus publicaciones no se solapan en el tiempo, parece que lo haga manualmenteEn este caso, esta persona no se consideraría un bot, si no un trol. El bot es un mecanismo automatizado, es decir, no hay una persona detrás, sino una máquina que, ante un evento, hace un retuit o cualquier intervención, explica.

Retuitea mucho a cuentas corporativas, algo que puede confundir y hacer pensar que puede ser el propio partido el que esté detrás de esto. En el caso en el que quisieran denunciarlo, es difícil saber quién hay detrás de un perfil de Twitter, cuando te das de alta como usuario lo que utiliza es una dirección de correo o un teléfono con una sim que lo podrías haber comprado en internet.

“Cuando es una persona que simula ser otra con un perfil falso, o bien puede generar mensajes que confundan o bien crear crispación”, por eso cuando recibes estos mensajes, es importante recordar que “un trol viene a crear crispación, lo mejor es no contestar e ignorarlos”. No precipitarse nunca en la respuesta ante temas que nos llamen mucho la atención.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?