Hoy por HoyHoy por Hoy
Sociedad

Cine y reinserción en la cárcel de Valdemoro: "Mi sueño es caminar libre por la Gran Vía de Madrid"

A Salva le queda una condena por cumplir de 7 años, mientras se reinserta en la cárcel. Se ha sacado la ESO y ahora es alumno de un taller de la SGAE, para hacer un cortometraje sobre la vida en prisión

Cine y reinserción en la cárcel de Valdemoro

Cine y reinserción en la cárcel de Valdemoro

11:14

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1639394624166/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Graban sus vidas en prisión. Cuentan lo que sienten y padecen. Cámara al hombro y dirigidos por el director Fernando Merinero, un grupo de seis reclusos participa en un taller que imparte la Fundación de la Sociedad General de Autores y Editores. "Desde un punto de vista terapéutico les ayuda a integrarse, a trabajar en equipo, pero el objetivo también es que los reclusos vean que el cine puede ser un sector de inserción profesional y desarrollo profesional cuando dejen la cárcel", explica el director de la Fundación, Rubén Gutiérrez.

Asistimos a una clase práctica en el plató que se ha instalado en el campo de futbol. "Graban escenas en las que hacen de técnicos y también de actores. Les gusta estar detrás y delante de la cámara, y son muy buenos", explica Merinero, mientras Salva nos cuenta que sus favoritos son Denzel Washington y Javier Bardem. Estas clases le dan vida. "Me sacan de la rutina, aprendo y mira aquí estoy pasando un día diferente en la cárcel de Valdemoro", nos cuenta mientras graba con la cámara escenas del patio de la prisión.

El 'sheriff de Malasaña'

Adbelatiff Charif cumple condena en la cárcel de Valdemoro. Nacido en Marruecos ha pasado media vida en el madrileño barrio de Malasaña. Vivió la "movida" de Madrid, la parte buena, la cultural. Él es un hombre intelectual y un filósofo de la vida. "Yo hablo cinco idiomas y me encanta el cine", y mientras nos cuenta su vida cosmopolita nos cuenta también su miseria.

"Yo era un enganchado a la droga. Cuando no tienes dinero tienes que robar para tus dosis, eso es lo que hacía, pero esto se acabó. Cuando salga ya tengo un programa que me ayuda a buscar trabajo en la calle. Me ha sacado ya en la cárcel un diploma de carga y descarga y en la cárcel de Ocaña saqué el diploma de coser con la máquina automática. También soy pintor y me encantaría hacer algo de cine. Yo aprendo rápido", nos cuenta.

La vida en la cárcel

La prisión de Valdemoro se inauguró en 1995. Se construyó como un centro de máxima seguridad. Actualmente acoge a 800 internos. Recorremos las instalaciones con Jaime Casado, subdirector de Tratamiento de la cárcel. "Es una cárcel donde la población reclusa son hombres que están en segundo grado penitenciario, y la media de edad está entre los 35 y 40 años. Casi todas las celdas están preparadas para tener dos internos que duermen en una litera y pueden tener televisión que

la compran en el economato por 200 euros aproximadamente, que luego se la pueden llevar".

Y mientras caminamos por la cárcel nos cuenta qué es el módulo de respeto. Con lenguaje muy gráfico nos cuenta que son la creme de la creme. "Es el sitio no solo de los que se portan mejor. También puede haber gente que se porta mal pero que aprende a portarse bien. Intentamos que la vida en prisión tenga la mayor similitud con la vida en libertad", aclara.

En la despedida, Jaime Casado cuenta que una de las cosas más duras es cuando te encuentras, de forma excepcional, con un interno que vive mejor dentro que fuera y que no quiere abandonar la prisión.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad