La VentanaLa Ventana a las 16h
Política

Fernando Rueda, sobre el rey emérito y el CNI: "Podía hacer lo que le daba la gana porque se le permitía"

Fernando Rueda expone en 'Al servicio de Su Majestad' la relación de Juan Carlos I con los servicios de inteligencia españoles, cuyo director exigía, como ha contado en La Ventana, que fuera alguien de su confianza

La Ventana a las 16h | Fernando Rueda, especialista en espionaje, publica 'Al servicio de su majestad'

La Ventana a las 16h | Fernando Rueda, especialista en espionaje, publica 'Al servicio de su majestad'

48:20

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1640014568401/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

El 27 de octubre de 2021 llegó a las estanterías un libro que se había mantenido en secreto hasta el último momento, los dueños de las librerías donde se vendió no sabían que llegaría hasta menos de quince días antes. La estrategia no responde a una campaña de marketing novedosa, ni a ningún requerimiento del autor.

Fernando Rueda esperó hasta el último momento para anunciar su libro precisamente para evitar la censura que podría sufrir al tratar un tema peliagudo: el uso ilícito por parte del rey Emérito del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

No es sencillo, ni siquiera para Rueda, máximo especialista español en asuntos de espionaje, abordar el tema de Juan Carlos I y su relación con los servicios secretos españoles. En su visita a La Ventana ha explicado cómo evitó así la posible censura, que se da en diferentes formas: “En estos casos lo que se hace es el silencio, boicoteamos, no decimos nada, no opinamos nada, esperando que no se hable del libro”.

Lo cierto es que el libro, 'Al servicio de su Majestad' (2021), habla por sí solo. En él, Rueda hace un repaso de la relación de Juan Carlos I con los servicios secretos, que tal y como reza su subtítulo, han sido “50 años de conspiraciones, manipulaciones y ocultamientos”.

Directores del CNI a dedo

Rueda opina que “el rey tenía la sensación de que podía hacer lo que le daba la gana porque se le permitía”. La dinámica comenzó en el momento en que fue elegido sucesor de Francisco Franco: “Cuando llega al poder y dice ‘yo quiero sostenerme en el poder’, necesita en aquel momento los militares, que era obviamente lo más urgente en la transición, y luego dice ‘lo que necesito es el servicio secreto protegiéndome, informándome y estando a mi disposición’”.

“El rey pedía, y cuando llegaba el caso, casi exigía, que la persona que estuviera al mando fuera alguien de su confianza. Y todos los gobiernos que vivieron con Juan Carlos accedieron”, sentencia. Como explica Rueda todos los directores del servicio "han sido absolutamente leales y entregados a Juan Carlos”.

“Luego llega Bono que es el único que dice ‘yo sé perfectamente cómo funciona el servicio secreto y tranquilo, que aquí mando yo’ entonces nombra a Alberto Saiz. Pero Alberto Saiz, a pesar de que no era el candidato del Rey, lo que hace es ayudarle con todo lo que necesita”, cuenta.

Espionaje ilegal

En el libro se hace la pregunta de hasta qué punto tiene por misión un servicio de inteligencia realizar tareas sobre la conducta del rey de España: “Hacer esto que hace el CNI es delito. El CNI tiene que trabajar en los temas que le dice el Gobierno y pedir autorización al magistrado del Supremo cuando hace sus tareas, eso es lo que convierte todas sus acciones en legales”.

En los asuntos relativos a Juan Carlos I, esto no siempre ocurría: “Cuando someten a Corina a investigación durante cuatro años lo hacen ilegalmente porque oficialmente no hay un escrito del gobierno pero también vuelve a pasar cuando el Rey pide a Jorge Dezcallar que ayude un poco a Urdangarín, y durante dos años anda a un equipo todos los meses a revisar ordenadores, pinchazos telefónicos…”.

Eso es ilegal, porque "el CNI no está para proteger a la familia del rey”, aunque opina que no es un caso exclusivo de España y es una práctica común en otros países con sistemas monárquicos.

¿Asuntos personales o de seguridad del Estado?

Muchos asuntos ya conocidos que involucran al rey Emérito con espionajes tienen que ver con sus relaciones personales, algo que relega en ocasiones estas noticias al mundo del corazón. Sin embargo, para Rueda esto hace que se confundan dos cosas distintas.

“Yo creo que no se persigue el que el rey haga lo que le de la gana, esto no es un tema del corazón”, apunta, porque “da igual con quién se acuesta el rey, el problema es cuando afecta a la seguridad del Estado. Hay ciertas cosas que a la gente le sorprende pero que son habituales, como por ejemplo que el rey ordenó investigar la vida de Letizia Ortiz”.

El escritor afirma tener la certeza de que el informe se hizo, “pero también tengo la certeza de que el día, que no sé si lo veremos nosotros, en que hay una ley que permita descalificar y nos enteremos de la historia, creo que nos vamos a llevar unos chascos tremendos. Porque yo tengo la certeza de que han desaparecido montones de papeles. La mayor parte de lo de Letizia seguro, ha desaparecido lo de Bárbara, Rey, casi todo lo del 23F lo han esquilmado…”.

Hasta que se desclasifiquen los documentos del CNI, si es que llega el día, se puede leer ‘Al servicio de Su Majestad’, publicado por 'La Esfera de los Libros', o alguno de los otros títulos de Fernando Rueda que tratan el espionaje.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad