Punto de FugaPunto de Fuga
Internacional
Reapertura del Museo Nacional de Afganistán

"Perdí toda interlocución con el Gobierno cuando llegaron los talibanes. Desconozco dónde están las piezas"

Toño Foraster, el arquitecto que dirige la remodelación del museo, cuenta que la última vez que el grupo radical tomó el control del país, casi 3.000 obras de arte fueron destruidas

Reabre el Museo Nacional de Afganistán

Reabre el Museo Nacional de Afganistán

07:17

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1641593005_971122/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El Museo Nacional de Afganistán reabrió sus puertas hace una semana. Desde el pasado 15 de agosto, día en el que los talibanes tomaron el control de Kabul, la capital del país, no se podía acceder al interior ni ver una de las colecciones arqueológicas más importantes del mundo. Dos meses antes de la llegada del grupo islamista, el anterior Gobierno y el estudio de arquitectura catalán AV62 habían puesto en marcha un proyecto para remodelar la sede.

Memorial sigue viva

56:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1641593350319/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La intención del presidente Ashraf Ghani era construir un nuevo centro con espacio suficiente para todas las piezas. Sin embargo, hasta el momento, la construcción sigue en suspenso y no parece que se vaya a reanudar pronto. "Yo pierdo toda interlocución. El equipo de Gobierno que hacía el seguimiento del proyecto, desaparece. La gente con la que hablábamos, los técnicos... se van en el momento en el que entran los talibanes. Se fueron muchas personas", cuenta el director del estudio.

El Museo de Afganistán es, en gran medida, un reflejo del momento que atraviesa el país. En 1993 fue bombardeado durante la Guerra Civil y muchas piezas se perdieron; y en 2001, volvió a ser saqueado tras el golpe de estado de los talibanes. Los radicales destruyeron 2.750 obras de arte antiguas para mandar un mensaje a la comunidad internacional. Entre ellas, los Budas gigantes de Bāmiyān, dos esculturas de 38 y 55 metros de alto con más de 2.500 años de antigüedad. La principal teoría es que el grupo radical utilizó algunas de las obras para venderlas de forma ilegal.

Foraster afirma que dentro del centro hay una de las colecciones arqueológicas más importantes e interesantes a nivel mundial: "Es un punto geográfico de cruce de caminos, de muchas civilizaciones y religiones, que ha generado una riqueza cultural, artística y arqueológica inmensa". De hecho, uno de los motivos por los que el Gobierno quiso renovarlo es porque no solo representa parte de la historia de Afganistán, sino también del territorio que lo rodea. El director de AV62 explica que "para hacernos una idea" el museo es "una mezcla entre el Museo del Prado y el Museo Arqueológico Nacional. Muestra la historia de una parte de Asia, y tiene una importancia simbólica fundamental desde la perspectiva nacional e internacional".

Sin embargo, y a pesar de la valía de la exposición, el centro se ha reabierto de forma precipitada. Sin personal, sin seguridad y, entre otras cosas, sin la temperatura adecuada para que las piezas que alberga se conserven en buen estado. De hecho, el espacio es tan limitado que solo hay expuestas entre un 2% y un 3% de las 150.000 obras. No sé sabe con certeza dónde están el resto de piezas, y, hasta el momento, no hay pruebas de que los talibanes no hayan tocado la colección, aunque el director del Museo, Mohammad Fahim Rahimi, ha asegurado a la prensa local que han logrado conservar todo durante estos meses.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad