A vivir que son dos díasUniverso Andújar
Opinión
Opinión

El regreso de la mano alzada

"El dibujo lineal eran las ciencias del dibujo artístico. El método científico frente a la barbarie del Plastidecor. La regla, el milímetro, el pulso plantándole cara al impulso de la mano alzada"

El regreso de la mano alzada

02:05

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643445022211/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Barcelona

Como era muy malo en el dibujo artístico, me arrojé a los brazos del dibujo lineal. Uno no es de quien le quiere, sino de quien no le echa. Faltaba poco para que nuestro mundo se dividiera en ciencias y en letras, que eran el yin y el yang de aquello que llamábamos BUP. En aquellos días los nombres se convertían en siglas, tal vez porque ya se había visto venir el lenguaje inclusivo, y nos preparaban para sumergirnos en los siglos y en las siglas. El dibujo lineal eran las ciencias del dibujo artístico. El método científico frente a la barbarie del Plastidecor. La regla, el milímetro, el pulso plantándole cara al impulso de la mano alzada. Hasta poco antes, la mano alzada también significaba otra cosa, y pusimos toda la carne en el asador tendiendo puentes que llamábamos porta ángulos sin sospechar que, ya cincuentones, íbamos a ser testigos del regreso de la mano alzada. Porque entonces el murmullo del miedo en los pupitres pronunciaba el nombre de la Mano Negra. Nadie sabía lo que era, pero el verano en que el mundo quiso cambiar habíamos visto que las manos negras eran el puño levantado de los atletas olímpicos saludando al Black Power en un podium de México. Hoy, la mano alzada es lo que siempre ha sido, una manera de vestir. La ostentación de la fuerza. El cuerpo como ideología. No es el mismo el cuerpo de quien vende su fuerza de trabajo, porque la fuerza no la pone en el escaparate sino en todo lo que le rodea y se llama vida. El mismo día que nos explicaron en dibujo lineal el punto de fuga, dieron en la tele La gran evasión. Así descubrimos que el programa de estudios y el TelePrograma trazaban rectas paralelas. Luego la realidad nos mostraría que la única evasión tolerada era la evasión de capitales. Otra manera de vestir de los que se juntan en el mismo punto.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad