Fútbol

Vencedores y vencidos

El derbi entre la SD Logroñés y la UD Logroñés refuerza la imagen de Raúl Llona y deja tocada la figura de Albert Aguilá al frente de ambos banquillos

Albert Aguilá y Raúl Llona posan juntos minutos antes de la entrevista con Cadena SER La Rioja

La Rioja

La línea que separa al éxito del fracaso en un deporte como el fútbol es cada vez más fina y un derbi magnifica más aún este tipo de situaciones. Las horas posteriores al enfrentamiento entre la UD Logroñés y la SD Logroñés han tenido a Raúl Llona y Albert Aguilá como nombres más citados en el entorno de uno y otro equipo. A un lado queda la brillante actuación de Diego Esteban en línea de tres cuartos, el impecable ejercicio de supervivencia de César Caneda en el eje de la zaga o el error en el marcaje de Juan Carlos Menudo en el gol de Imanol Sarriegi. Las alabanzas y las críticas han dejado en esta ocasión a los futbolistas en un segundo plano.

Elogios y reproches se centran en la figura de dos entrenadores que salen de manera muy diferente del último derbi. Por un lado, Raúl Llona puede presumir de haber ganado cinco derbis consecutivos, todos ellos con los colores de la SD Logroñés y, en este último, maniatando por completo a un rival que se mostró impotente. El trabajo diario ha premiado a Llona con dos victorias consecutivas en el Estadio Municipal de Las Gaunas ante el CF La Nucía y la UD Logroñés después de dos tropiezos iniciales contra Alcoyano y SD Amorebieta. El propio Llona reconoció tras el derbi ante los medios de comunicación su alegría inmensa porque el fútbol no había sido del todo justo con sus jugadores en las dos primeras jornadas.

La otra cara de la moneda lleva el rostro de Albert Aguilá. El técnico catalán puso el pecho en sala de prensa para señalarse a sí mismo como el responsable de una derrota muy dolorosa entre la afición blanquirroja. Horas después del cohete anunciador de las Fiestas de San Mateo, el tanto de Sarriegi fue la mecha que prendió a una hinchada indignada con el rendimiento de su equipo. La traca final llegó en el 79' cuando el gol de Manny Rodríguez provocó la salida de un número amplio de seguidores de la UD Logroñés de Las Gaunas. El equipo estuvo muy lejos de lo que Aguilá quiere y los números en su estadio así lo reflejan. La UD Logroñés ha perdido sus dos choques como local y el bagaje del catalán en su feudo es más bien en caso desde que se hizo cargo del primer equipo: tres victorias y tres derrotas.

Ahora, Aguilá buscará una victoria, precisamente lejos de Las Gaunas. El Atlético Baleares será el próximo rival de los blanquirrojos el domingo a las doce de la mañana en un choque entre dos grandes proyectos del grupo que no han comenzado la temporada como les gustaría. En un regreso especial para Vinícius Tanque a la que fue su casa, la precisión a balón parado de Hugo Rodríguez y el olfato goleador de Dioni Villalba pondrán a prueba a un equipo que tocó el cielo en Irún y descendió a los infiernos en el derbi.

En el otro bando, Raúl Llona quiere mantener la racha ante un equipo que se ha colado en la tercera categoría del fútbol nacional en apenas cinco años. El CF Intercity ha tirado la casa por la ventana en un verano de importante desembolso con el objetivo de colarse en las primeras cinco posiciones del grupo. Después de un inicio titubeante, los de Gustavo Siviero pasaron por encima de la Real Sociedad B (5-2) y prometen dar guerra en Las Gaunas en uno de los choques destacados de la quinta jornada.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad