Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La madre símbolo de la lucha contra la guerra de Irak lo deja

Cindy Sheehan renuncia a ser la "cara" del movimiento pacifista para no tener que trabajar "dentro o fuera del sistema"

Cindy Sheehan, la madre que se convirtió en el emblema del movimiento estadounidense contra la guerra de Irak, ha decidido abandonar su lucha porque cada día crece su desengaño hacia la campaña antimilitar y los partidos políticos, según publican varios medios anglosajones.

Sheehan se hizo famosa en todo el mundo en 2005, cuando acampó fuera del rancho del presidente George w. Bush para pedirle una entrevista con razón de la muerte de su hijo Casey, uno de los miles de soldados de Estados Unidos que han fallecido en la guerra de Irak.

Hoy, al anunciar el fin de su cruzada, Sheehan ha asestado también un duro golpe al partido Demócrata y a los que hacen campaña contra la guerra. Las personas que, según sus palabras, "ponen los egos personales por encima de la paz y la vida humana", cuenta la cadena británica BBC.

La popular pacifista ha asegurado en una carta al sitio Web Daily Kos que ha sacrificado su salud, su matrimonio y sus finanzas en la batalla. "Voy a coger lo que he dejado y me voy a ir a casa", ha escrito Sheehan, que explica, "allí seré una madre para mis hijos supervivientes e intentaré recuperar lo que ha perdido". De su lucha, la popular figura solo recuerda: "Me han insultado muchas veces y me han amenazado en varias ocasiones".

"He dejado de trabajar dentro o fuera del sistema"

Sheehan explicó que su hijo, que murió en Bagdad en abril de 2004, "fue asesinado por su mismo país, que está gobernado por una máquina de guerra que controla incluso lo que pensamos". "Casey murió por un país que se interesa más por conocer quién será el próximo Ídolo Americano que por saber cuántas personas morirán en los próximos meses, mientras demócratas y republicanos juegan con vidas humanas". Sheehan no ha escatimado fuertes golpes a los demócratas que, según cuenta, no dudaron en atacarla cuando ella dejó de limitar sus protestas solo a los republicanos.

La conocida madre dijo que renuncia a ser la "cara" del movimiento estadounidense en contra de la guerra. A pesar de eso aseguró que no dejará de luchar por "las personas dañadas por el buen viejo imperio de los Estados Unidos de América". "Pero sí, he dejado de trabajar dentro o fuera del sistema", remató.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?