Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

España y su descentralización, según The Wall Street Journal

La edición europea del rotativo americano alerta de que las diferencias en las legislaciones autonómicas perjudican al comercio y la llegada de inversiones

La edición europea del The Wall Street Journal publica hoy en primera página un extenso reportaje sobre la descentralización hacia las autonomías en España. Según afirma este rotativo, empresarios y políticos españoles han advertido de que la transferencia de poder del Ejecutivo central a las autonomías ha ido demasiado lejos generando barreras al comercio y a la inversión.

España es el quinto país más grande de la Unión Europea y en 30 años ha pasado de ser uno de los más centralizados del continente a uno de los que menos. En concreto, el periódico asegura citando datos de la OCDE que en España el Estado controla sólo el 51% del gasto público, frente al 36% de las autonomías y el 13% de los municipios.

Estos datos contrastan con los de otros países de tradición federal como Alemania, donde el Gobierno de Berlín controla el 63% de los dineros y los lander un 20%; o de Estados Unidos, donde la Administración Federal gasta el 54% de los presupuestos, frente al 22% de los Estados.

Baja productividad y alta inflación

Asimismo, el periódico asegura que la regulación del comercio de España es la tercera más rígida de todos los países de la OCDE, sólo superada por Bélgica y Grecia. Según este organismo, esto explicaría la baja productividad de España y su alta inflación.

El diario afirma que mientras muchos países europeos trabajan para reforzar las instituciones comunitarias, otros como España se replantean el equilibrio de poder entre sus propios gobiernos centrales y regionales. Alemania, por ejemplo, aprobó el año pasado un nuevo reparto de poder en el que cedía su autoridad a los estados en temas como los horarios de apertura de las tiendas o las ferias de muestras, y limitaba su participación en la legislación federal.

Por otra parte, España y Reino Unido han delegado competencias en sanidad y educación. En nuestro país se ha delegado también a las regiones poderes para legislar sobre el transporte, el comercio y el medio ambiente.

Hasta 17 legislaciones distintas

The Wall Street Journal recuerda asimismo que el Ejecutivo socialista ha animado a las regiones a redactar estatutos que les garanticen una autonomía mayor y ha intentado negociar un acuerdo con el grupo terrorista y pro independentista ETA, provocando la amarga oposición del Partido Popular.

En la esfera económica, la aceleración de la transferencia de competencias ha provocado miedo a que el país pueda romper su propio mercado interno. "La proliferación de legislación regional provoca que, en algunos casos, las empresas tengan que cumplir con 17 marcos reguladores diferentes en su mercado interior", según el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

"No podemos coordinar campañas de marketing o logísticas a escala nacional, lo que dispara los costes", asegura Javier Millán Astray, director de Marketing.

Otra de las consecuencias de la descentralización es que las administraciones regionales emplean al triple de funcionarios que el Estado.

La competitividad se resiente

El jefe de política económica del Círculo de Empresarios, Fernando Eguidazu afirma que las compañías están empezando a darse cuenta de los efectos negativos de la descentralización, que produce situaciones curiosas como que una compañía de salud pueda trabajar en una región pero no en otra.

Pese a estos problemas, el rotativo americano reconoce que estas dificultades no parecen haber influido en el envidiable crecimiento económico español, el mayor de los grandes países de la Zona Euro. Alerta sin embargo, que la baja competitividad de nuestro mercado tiene en parte sus raíces en la excesiva descentralización.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?