Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

Condenan a una empresa por permitir trato vejatorio a una empleada

El fallo señala que llegaron a vulnerarse hasta siete derechos fundamentales. Su jefe le decía que si su padre estaba enfermo "era porque no creía en Dios"

Ha sido condenada una empresa por permitir el trato vejatorio de un jefe hacia una trabajadora. La gran novedad está en que el fallo reconoce que se vulneraron hasta 7 derechos fundamentales.

El jefe le decía "si tu padre está enfermo es porque no crees en Dios, ¿por qué vives con tu novio sin haberte casado?" ó "hasta dónde llegan los cuernos de tu novio, e incluso "A ti te ha faltado una ostia a tiempo bien dada".

El juzgado 19 de lo social de Madrid recoge cada una de esas frases y sentencia que se ha vulnerado el derecho a la dignidad, la libertad personal, la integridad física y moral, la intimidad, el honor, la salud y la tutela judicial efectiva.

La sentencia añade que la empresa, lejos de investigar los hechos despidió a la demandante. Por ello la condena a re-admitir a la trabajadora que lleva más de un año de tratamiento psiquiátrico y psicológico. Ella debería estar trabajando desde hace una semana y media, pero no se ha podido reincorporar. La sola idea de volver a ver a su jefe la pone "enferma". La empresa ha sido condenada a pagar más de 20.000 euros.

"La dirección de la empresa no sólo no intervino cuando tuvo conocimiento de los hechos que le notificó la trabajadora, sino que la despidió", sostiene UGT. Así, el sindicato valora "muy positivamente" esta sentencia porque "salvaguarda derechos fundamentales de los trabajadores en el marco de su relación laboral".

Insultos reiterados

El superior le dijo en una ocasión a la víctima: "Ya te puede meter en cintura tu novio porque así te va a ir muy mal. Te ha faltado una hostia a tiempo bien dada". "Estoy harto de escuchar tu voz. La próxima vez que te escuche hablar recibirás una carta de aviso", le espetó en otra ocasión.

Además, las descalificaciones eran "constantes", como destaca la sentencia. "Ya está bien, estoy hasta la polla de ti y de escucharte", le replicó el acusado. "Ven a mi despacho inmediatamente, niñata maleducada, consentida", agregó en otra de sus intervenciones.

"Si mi padre estaba enfermo era porque no creía en Dios"

La empleada vejada: "Confío en la justicia para que este calvario se acabe"

UGT denuncia que hay "miles de trabajadores que sufren maltratos en el trabajo"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?