Sociedad

La primera estadounidense en recibir un transplante de cara enseña su rostro

Connie Culp recibió un disparo de su marido que le desfiguró el rostro en 2004. Es la cuarta persona en el mundo en recibir un trasplante facial completo

Culp, que ha mostrado el resultado de su operación en una rueda de prensa, es una de los primeras pacientes en recibir un transplante de rostro. Ha comunicado a los medios que espera que su historia enseñe a las personas a no juzgar a los demás sólo por su apariencia.

Cinco meses después de la operación que restauró la mitad de su cara, Ohioan Connie Culp, de 46 años, habla ante los medios por primera vez en una rueda de prensa.

Más información

Es la primera persona en recibir un transplante de rostro en EEUU, perdió la mitad de su cara cuando en otoño de 2004 su marido le disparó y luego también se disparó a sí mismo. Sobrevivió con heridas leves y está cumpliendo una pena de 7 años en prisión.

Connie tenía 40 años cuando sucedió el incidente en el que perdió su nariz, un ojo, su mandíbula y labio superior, su paladar y los párpados inferiores. Ella no podía comer alimentos sólidos, tomar de una taza, oler o saborear; solamente podía respirar a través de un orificio cortado en su garganta.

Después de 30 cirugías fallidas en el Cleveland Clinic, se convirtió en la cuarta persona en el mundo en recibir un transplante de cara. La operación efectuada el 9 de diciembre fue considerada el transplante de cara más complejo hasta la fecha, después de casi 23 horas.

"No juzguéis..."

Su nombre, edad y tipo de herida han sido ocultados para proteger su privacidad.

Culp, quien sufrió por burlas y sobrenombres a causa de su apariencia, preguntó a todos si pensaban dos veces antes de juzgar a una persona por aparentar ser diferente. "Cuando alguien esté desfigurado o no se vea tan bonito como tú, no lo juzgues", dijo. "Nunca sabes qué le pasó y tampoco que podría pasarte a ti... ".

Según la Dra. María Siemionow, la cirujana pionera de la técnica de transplante facial de la clínica, "su oportunidad de obtener un exterior muy bueno con efectos colaterales mínimos es muy alta", además aseguró que se tiene previsto realizarle más cirugías en el futuro.

El Dr. Eric KOdish, del departamento Bioético de la clínica, opina que "esta no es una cirugía estética en ningún sentido de la palabra". "La operación fue hecha para recuperar las funciones, como una evidencia de la justificación ética de la cirugía", añadió.

Según Siemonow, el equipo está evaluando a posibles candidatos para futuros transplantes, pero están concentrados en la recuperación de Culp y pasarán muchos meses antes de considerar otra cirugía.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00