Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

Una especie de peces aprende como los humanos

Un estudio revela que el 'Espinoso de 9 espinas' podría ser el primer animal con una estrategia de aprendizaje humano

La forma en la que los peces aprenden podría parecerse más a la forma en la que piensan los humanos de lo que se creía, según un estudio dirigido por las universidades de St Andrews y Durham en Reino Unido que se publica en la revista Behavioral Ecology.

Una especie común de pez que se encuentra en toda Europa denominado ''espinoso de nueve espinas'' (''pungitius pungitius'') podría ser el primer animal descubierto que muestra una estrategia de aprendizaje social humano. Los ''pungitius'' pueden comparar la conducta de otros miembros de su especie con su propia experiencia y tomar decisiones que conduzcan a mejores lugares para encontrar alimentos.

Los investigadores sugieren que estos peces podrían tener una capacidad de aprendizaje social sofisticada no descubierta aún en otros animales a la que llaman estrategia de ''montañismo''.

Además, indican que esta capacidad de escoger el mejor centro de alimentos al comparar el éxito de los otros consiguiendo comida de estos lugares en comparación con su experiencia personal no se había descubierto antes en animales.

Asimismo, sugieren que en lo que se refiere a estos peces es probable que sea un caso de necesidad ya que la anatomía de esta especie en particular no ofrece una protección significativa respecto a los depredadores cuando buscan comida en solitario.

Forzados a aprender

Los autores consideran que quizás se han visto forzados a aprender de los otros sobre dónde alimentarse mientras se esconden de los depredadores ya que no pueden arriesgarse a buscar alimentos al descubierto.

No obstante, señalan que los descubrimientos muestran que los mecanismos cognitivos que subyacen a la evolución cultural acumulativa podrían ser más prevalentes en animales no humanos de lo que se creía. Los descubrimientos muestran que los cerebros grandes, como los de los humanos, no son imprescindibles como un prerrequisito para la cultura acumulativa.

Igualmente, señalan que los descubrimientos contribuyen a la comprensión de la evolución del cerebro y los tipos de cerebros requeridos para ciertas funciones cognitivas, tanto en humanos y animales.

Los investigadores capturaron unos 270 peces y los albergaron en acuarios en el laboratorio. Los peces fueron divididos en tres grupos experimentales y un grupo control. Los peces en los grupos experimentales pasaron por dos experiencias de aprendizaje diferentes y dos pruebas de preferencia en un tanque con un alimentador en cada extremo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?