Últimas noticias Hemeroteca

John Fogerty, lecciones de rock en Madrid

El escenario elegido para el debut del líder de la Creedence parecía idóneo para que descubriese la ciudad.- En 40 años de carrera jamás había pisado la capital

En cuarenta años de carrera John Fogerty jamás había pisado el suelo de Madrid. Cuarenta años bien llevados por este maestro del rock. Y es que en cuatro décadas España ha cambiado mucho, pero sus seguidores son los mismos, más calvos, más viejos, con nuevas incorporaciones. Y todos listos para una de esas noches, que por históricas, se marcan en el calendario.

El escenario elegido para el debut del líder de la Creedence parecía el idóneo para que descubriese la ciudad. En medio del bosque de la Casa Campo, con el Palacio Real en un fondo, el lago al otro y allá a su frente Madrid. Sobre el escenario descansa un atril repleto de guitarras, todos los colores, formas, cordajes.

Pasados unos minutos de la hora, Madrid se pone en pie, Johnny saluda tras su media melena cana y una camisa azul marina. Y arranca el show. Desde arriba, bien alto con Hey Tonight que va saludando a una noche que se siente como en casa con Bad moon rising. La platea salta, la grada aplaude, mucha emoción. Quedan dos horas y veinte canciones para que Fogerty conozca Madrid y viceversa.

La banda va bien armada con cuatro guitarras, bajo, batería y piano. Bien armada para desgranar un cancionero que ya sonó hace cuarenta años en Woodstok y que anoche sonaba en Madrid. Suzie Q, Lookin at my back door, Green River, Who will stop the rain, Down on the corner. Madrid bailaba entregada en su cita con la historia del rock. Costó, mucho. Pero finalmente todas las estrellas de la historia del rock van cumpliendo con sus citas españolas.

Fogerty cambiaba de guitarra a cada canción y todas las rasgabas poseído, demostrando que en el rock no hay edad de jubilación con algunos solos que servirían de clase privada a otros virtuosos posteriores. A mitad de noche se quita la camisa y queda vestido de negro. La noche ha caído pero todavía quedan canciones, caminos hacía el final. Have you ever seen the rain y Fortunate son prenden la noche que se va acabando con Born in the Bayou. El tiempo ha volado, Fogerty desaparece entre sus muchachos, se va agradecido, contento, tachando otra ciudad del mapa. Las esperas largas suelen valer la pena.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?