Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

COCHE ELÉCTRICO COCHE ELÉCTRICO Sigue en vídeo el foro 'El coche que viene: 100% ECO', organizado por la SER

España expulsó a dos diplomáticos rusos sorprendidos en actos de espionaje en los años de la presunta traición de Flórez

Rusia reaccionó expulsando a un suboficial español de la embajada española en Moscú, así lo afirma el ex ministro de Defensa Federico Trillo en sus memorias publicadas en 2005

El incidente ocurrió en los años en los que según la fiscalía, el entonces agente español Roberto Flórez hoy imputado por traición, habría suministrado los listados y procedimientos del personal del CNI a los servicios secretos rusos

Mientras Federico Trillo ultimaba sus memorias en el año 2005, el Centro Nacional de Inteligencia comenzaba a sospechar que podía tener un topo en sus filas. Sus operaciones en Rusia eran desbaratadas sistemáticamente por el ex KGB y los agentes del CNI inmediatamente neutralizados. Aquella sospecha, que se tradujo en una investigación para atrapar al "traidor, ha culminado en el proceso que se sigue estos días contra el ex agente Roberto Flórez.

Pero aquellos incidentes en suelo ruso que hicieron sospechar el recién llegado gobierno socialista en 2005, no fueron ni mucho menos los primeros "indicios" de que el siempre agresivo servicio secreto ex soviético, había emprendido una fuerte ofensiva en España. Una ofensiva iniciada tiempo atrás.

Según narra Trillo en su libro, Memorias de Entreguerras, entre 2001 y 2002, años en los que según el CNI Roberto Flórez habría sustraído listados con el personal del Centro para suministrarlos después al Rusia "el gobierno español se vio en la necesidad de expulsar a dos funcionarios de la embajada rusa en Madrid que habían sido sorprendidos en acciones de espionaje. Por represalia el Gobierno ruso expulso de su país a un miembro de la Embajada de España en Moscú, suboficial del ejército de Tierra". Una reacción que según el relato de Trillo "causó gran indignación tanto en Exteriores como en Defensa"

Trillo, según su propio relato trató sin éxito de convencer al gobierno ruso "del mantenimiento de nuestro funcionario" alegando que el militar español, no trabajaba para el CNI , ni tenía ninguna relación con los servicios secretos españoles. Pero la respuesta de la administración del entonces presidente Putin, no pudo ser más violenta.

"¿Y tu te lo crees o pretendes que me lo crea?"

Según el ex ministro, su relación con su homologo ruso, Sergey Ivanov, fue siempre "excelente" y el trató de utilizarla para mantener al funcionario español en Moscú, pero Rusia, nunca se creyó la tesis de que el militar español, no era un agente del CNI.

"En un aparte de la conferencia de la OTAN en Varsovia, preparatoria de la cumbre de Praga (noviembre de 2002) comenté el asunto con Sergey (Ivanov) y le garanticé que nuestro funcionario no era un agente de los servicios. Me miró gélido y me preguntó: "Y tu te lo crees o pretendes que me lo crea?" y sin solución de continuidad , me agarró el brazo y con mirada fiera, desconocida en él, me dijo: "Vosotros habéis expulsado a dos, nosotros sólo a uno, aún me debes uno".

Si como trata de demostrar la fiscalía, Roberto Flórez suministró a los rusos los listados con todo el personal del CNI en el exterior, Trillo encontrará sin duda una explicación a la fiereza con la que Ivanov reaccionó en Varsovia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?