Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 21 de Febrero de 2020

Otras localidades

Gastamos 17 kilos de papel higiénico al año... y no se puede reciclar

Vivimos en la era digital, pero aún no podemos vivir sin el papel. Ya que, aunque reciclamos el doble que hace diez años, también hemos pasado a gastar mucho más papel en el mismo periodo

Parece que las funciones del papel han sido sustituidas por la red. Que nos parece más barata, más cómoda y más completa. Y, aún así, los números aún nos dicen que usamos mucho papel

Estamos rodeados de papel. En el baño, las facturas, los ticket de transporte, en la publicidad, en los catálogos,... Y eso que presumimos de estar en la era digital, de no consultar la guía telefónica (la de papel), de leer la prensa en Internet y de no enviar una sola carta desde hace años.

Pero, según el informe "Papel 09" de la Asociación Española de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL), España es, con más de 110 fábricas de papel y celulosa, el sexto productor de la UE. Aunque el informe también señala que la recuperación de papel en los últimos diez años se ha duplicado, pasando de 2,6 millones de toneladas en 1998 (cuando se consumía 141 kilos por habitante y año) al reciclaje de más de 5 millones de toneladas en 2008. Hecho que supone una reducción de residuos y de emisiones GEI (gases de efecto invernadero) importante.

Pero aún queda mucho papel sin reciclar. Y es que cada español utiliza, según ASPAPEL, unos 170 kilos de papel al año, en más de 300 usos relacionados con la educación, la cultura, el arte, el comercio, la higiene, la sanidad,... De los cuales, unos 58 kilos se calcula que se utilizan en papeles gráficos (diarios, libros, cuadernos, etc); 66 kilos en el uso de embalajes de cartón ondulado (cajas de productos de alimentación y bebidas, electrónica e informática, perfumería, juguetes, etc); 17 kilos de papel higiénico y sanitario (servilletas, etc); 12 kilos de cartón estucado (cajas de cereales, de medicinas, etc); y 17 kilos más en otros papeles (sacos, papel decorativo, etiquetas, etc).

En Cataluña, por ejemplo, los residuos comerciales representan más del 15% del peso total de residuos municipales, pero en zonas urbanas de alta densidad comercial este valor puede incrementarse hasta el 30% o más. Y de ese tanto por ciento, el papel y el cartón representan el 25% en peso de los residuos municipales generados en esa comunidad autónoma, según datos de 2001-2006.

Y para recoger esos residuos, en España hay instalados más de 420.000 contenedores, de los cuales más de 140.000 son para envases de papel y cartón. Lo que deja pocas excusas para no separar el papel y el cartón del resto de residuos.

No todo el papel es reciclable

Sí, la primera de las tres RRR la cumplimos cada vez más: Reciclar. Pero el papel térmico para fax, los cartones de bebida o el papel higiénico no se pueden recuperar. De ahí que se recomienda la segunda R: Reducir. Usar las hojas por las dos caras, aprovechar los folios usados para borradores, reducir el uso de productos de usar y tirar como pañuelos de papel, servilletas o pañales,...

Pero también existen otras iniciativas. Como la de la consultoría bilbaína Serikat, que ha sacado al mercado un software, llamado IMG, que mejora el sistema de almacenamiento de archivos y reduce hasta un 35% los costes operativos de las tareas administrativas. El programa almacena de manera ilimitada documentos de la empresa, registrándolos digitalmente y evitando el uso de papel innecesario. Y así reduce el consumo de papel y de energía.

Reutilizar lo ya usado

El papel está fabricado principalmente por celulosa obtenida de especies vegetales y/o papel usado, y el cartón se fabrica con pasta de papel endurecida que puede variar de composición en función de su finalidad (cajas de embalaje, para transportar, etc). Y la recogida selectiva de papel y cartón tiene como objetivo final posibilitar su reciclaje y así ahorrar energía y materias primas.

Y de ahí pueden salir proyectos empresariales basados en la reutilización, como la de la Asociación INSOLAMIS (Integración Socio-Laboral de Minusválidos Psíquicos), que compra papel reciclado para fabricar material de oficina. Así, la asociación, que emplea a discapacitados intelectuales, elabora manipulados industriales, merchandising, etc. Y a través de su página web se pueden comprar cuadernos corporativos, tarjetas de visita, agendas o cajas decorativas.

Pero las iniciativas en torno al reciclaje son muchas y muy variadas. Desde empresas que han eliminado el envío de facturas al hogar (sustituyéndolo por facturas electrónicas) hasta la organización de talleres que enseñan a reciclar y reutilizar.

Para empezar, nosotros proponemos, para los que no se quieran mover de casa, las muchas

páginas y vídeos de YouTube que enseñan, por ejemplo, a fabricar papel reciclado. Y, para los que se jactan de saberlo todo sobre el reciclaje, os retamos a que pongais a prueba vuestros conocimientos en esta página del Ministerio de Medio Ambiente .

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?